Cogido en la red: Espirales y granos

Platos de tallarines sin pasta y risottos sin arroz.

Espiralizar consiste en transformar humildes hortalizas en la base de un plato parecido a unos espaguetis cortándolos con la ayuda de un artilugio especial hasta que tengan la forma de tallarines estrechos o una especie de espaguetis vegetales.

Si estos espirales vegetales después se pican con la ayuda del robot de cocina, se obtiene algo parecido al arroz. Aunque las hortalizas también se pueden picar directamente en el robot de cocina hasta que tengan el tamaño de granos de arroz.

¿Qué?

Lo mejor para hacer este tipo de tallarines y arroz vegetal sin cereales son las frutas y las hortalizas firmes. Quedan bien algunos tubérculos y raíces, y algunas crucíferas.

Los más populares son los espirales de calabacín, calabaza o batata; pero también se pueden probar las zanahorias, remolachas, pepino, peras o manzanas.

Raíz de apio, zanahorias, batatas, calabaza, nabo, remolacha, coliflor, brócoli ochampiñones hacen muy buen papel como arroz.

Las hortalizas y frutas blandas o con demasiado jugo no sirven para hacer espirales, aunque algunas pueden transformarse en granos.

¿Quién?

Son buenos para todos. Aunque se pusieron de moda entre quienes estaban haciendo dieta porque se pueden hacer platos de “pasta” o de ”arroz” con muy pocos carbohidratos menos de la mitad de calorías, también sirven para incrementar la cantidad y variedad de verduras y hortalizas que comemos.

¿Cómo?

Para hacer espirales, es necesario tener el chisme de cocina correspondiente. Primero se lavan y se preparan las hortalizas. No es necesario pelar los calabacines pero sí deben pelarse hortalizas como la calabaza o la batata. Después se pincha la hortaliza a convertir en espirales y se le da a la manivela o se aprieta el botón si el aparato es eléctrico. Se tardan muy pocos minutos.

1 calabacín grande, pelado, rinde una porción de tallarines vegetales suficiente para 1 persona.

Para hacer granos, los tubérculos y las raíces se pelan y se cortan en trozos más o menos grandes y se pican con el robot de cocina hasta que tengan el tamaño de granos de arroz o de cuscús gigante. Si no se tiene un robot de cocina, se pueden rallar primero y picar después con un cuchillo, o se pueden espiralizar y picar el resultado.

Los espirales se pueden hacer al vapor o salteados, están listos en menos de 5 minutos.

Los granos vegetales pueden comerse crudos, aliñados con aceite y sal, o salteares en aceite condimentados con hierbas y sal, y un poco de agua si es necesario ablandarlos. Pueden utilizarse como base para un curry o un tayín, también pueden prepararse como un plato de arroz al estilo italiano, cocidos con caldo o vino y queso, o preparados al estilo del arroz blanco. Necesitarán mucho menos líquido y se cocinan en mucho menos tiempo.

¿Cuándo?

En cualquier comida. Pueden servirse espirales de pera con yogur a la hora del desayuno o la merienda, espagueti de calabacín salteado con mantequilla a la hora de la comida, y una ensalada de espirales de zanahoria con perejil picado aliñada con aceite de oliva y zumo de limón para la cena.

¿Dónde?

Lo mejor es prepararlos uno mismo en casa, aunque eso significa adquirir un espiralizador o un cortador de verduras con cuchillas especiales para hacer espirales.

También se pueden encontrar en muchas tiendas los espirales ya cortados, listos para cocinar, o platos de este tipo de arroz semi-preparados, que sólo necesitan freírse ligeramente. Incluso existen tallarines vegetales deshidratados y arroz de coliflor seco. Estos necesitan hervirse en agua o caldo para rehidratarlos.

¿Por qué?

Porque saben bien y se trata de una buena forma de restar calorías, y los carbohidratos, a la vez que se incrementa la variedad de verduras y hortalizas en la dieta.

Se preparan y se cocinan rápido, manchando pocos cacharros y esto supone un ahorro de tiempo significativo.

Permiten lanzarse a nuevas aventuras culinarias y mezclar sabores de forma diferente. Pueden hacerse espirales de zanahoria condimentados con ralladura de limón y tomillo fresco, arroz de brócoli salteado con semillas de cilantro y comino, Espirales de batata con pimentón ahumado o hechos al ajillo, arroz de coliflor con ralladura de naranja y pimienta negra recién molida, o arroz de remolacha con una pizca de guindilla.