Conservar los alimentos

Conservar los alimentos en tiempos de abundancia permite que no falten aunque se pase por un período de escasez.

El enlatado, la congelación y la refrigeración son las técnicas modernas para la conservación de alimentos.

El curado, ahumado y secado son métodos de conservación de alimentos muy antiguos; se han usado desde los tiempos prehistóricos. Hoy en día se usan más por su contribución al sabor y textura de los alimentos que por sus beneficios como conservantes.