Albaricoque

Pequeños, dulces y jugosos, los albaricoques tienen piel aterciopelada y una única semilla.

Es el fruto comestible de un árbol de la familia de las rosas, los melocotones y los ciruelos que se creía era originario de Armenia. Su nombre científico se traduce como ciruela de Armenia.

Los aterciopelados albaricoques

Los albaricoques se han cultivado en Armenia desde la antigüedad y durante mucho tiempo se asumió que eran nativos de la zona. Sin embargo, otros estudios y excavaciones han demostrado que los albaricoques se han cultivado tanto en la antigua China como en la India casi un millar de años antes de que se cultivaran en Armenia.  El albaricoque probablemente llegó a esa parte de Asia desde China y de ahí pasó al Mediterráneo. Fueron los romanos quienes extendieron su cultivo por los países europeos bajo su dominio, donde el albaricoquero se convirtió en uno de los árboles que se cultivaban en los pequeños huertos de los monasterios durante la Edad Media.

El albaricoque pasó de los huertos de los monasterios a los de la nobleza. Los colonizadores lo llevaron consigo a los territorios donde se establecieron, así el albaricoque llegó hasta América, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.

Datos

Debido a que sus azúcares naturales ayudan a preservar la fruta, al igual que ocurre con la miel y los dátiles secos encontrados en las antiguas tumbas egipcias, los albaricoques secos pueden durar varios siglos sin estropearse.

Los huesos de albaricoque cultivados en algunas regiones son tan dulces que pueden ser un sustituto de las almendras. El licor Amaretto y las galletas amaretti, dos productos italianos, se aromatizan con extracto de semilla de albaricoque.

Esta pequeña fruta de color naranja resulta muy nutritiva. Proporciona energía en forma de carbohidratos. Es una fuente excelente de beta caroteno y vitamina C, además de contener fibra.

Las semillas de albaricoque contienen entre 2% y 2.5% de ácido cianhídrico (cianuro) que, contrariamente a la creencia popular, no es suficiente para ser dañino si se come una sola semilla o la poca cantidad que se añade en algunos preparados. Si puede resultar dañino si se toma una gran cantidad o dosis repetidas.

La semilla también contiene altos niveles de glucósidos cianogénicos que pueden ayudar a tratar el cáncer y se usaron para tratar tumores a principios del siglo quinto. Más recientemente, algunos estudios han demostrado que al tratar el cáncer de próstata con algunas sustancias que se encuentran en las semillas de albaricoque puede inducir la reducción de las células cancerosas.

Descripción

El albaricoque es la fruta producida por el albaricoquero, un árbol bastante escuálido. El dosel del árbol se extiende como brazos delgados, produciendo una gran cantidad de fruta. El albaricoque es un fruto redondo, globoso, su tamaño es similar en tamaño a un melocotón pequeño. Tiene  una piel aterciopelada, cuyo color va del amarillo a naranja y puede ser algo rojizo en la cara donde le da el sol. Su pulpa jugosa y dulce, y contiene una única semilla, el hueso, que tiene unas crestas laterales.

Comprar y conservar

Los albaricoques frescos aparecen al principio del verano. Deben escogerse albaricoques maduros, jugosos y blandos, evitando los que estén demasiado duros. Los mejores tienen color anaranjado y textura suave pero firme. Los que tienen un color muy oscuro, probablemente están pasados.

Si los albaricoques no están suficientemente maduros, pueden dejarse dentro de una bolsa de papel a temperatura ambiente. Los albaricoques maduros se conservan mejor en una bolsa de plástico en el refrigerador, dentro del cajón de las verduras.

También se pueden encontrar albaricoque envasados en zumo o en almíbar, conservados en brandy o en otros licores,  y albaricoque congelados. Se hace confitura y chutney de albaricoque, y son un ingrediente frecuente en repostería. Se pueden hacer vino y licor de albaricoque, y hay algunos en el mercado.

El albaricoque en la cocina

El albaricoque fresco se lava bien y después se seca. Se puede comer tal cual, como postre o tentempié, pero también admite muchas otras preparaciones.

Pelado y sin hueso, podemos servirlo con nata, yogur, requesón o helado. También puede ser parte de una ensalada de fruta.

Podemos cortarlo por la mitad y quitar el hueso para rellenarlo, admite múltiples rellenos dulces y salados.

Podemos servirlo escalfado o cocido en el horno de microondas, también podemos cocerlo en almíbar, asarlos a la plancha o hacerlos en papillote. Los albaricoques así preparados se pueden servir  solos o acompañados de nata, helado y nueces picadas.

Los albaricoques son un excelente relleno para tartas, bizcochos y pastas. También podemos hacer soufflés, helados, sorbetes, chutneys y confituras.

Podemos convertirlos en puré y mezclarlo con yogur para hacer yogur de frutas, o convertir ese puré en salsas para acompañar a un helado o a un asado de cerdo. También se puede añadir un poco de puré de albaricoque a un bizcocho para darle otro sabor.

Podemos comer albaricoques secos, orejones, como tentempié o añadirlos a los cereales y leche que se toman como desayuno o merienda. Podemos añadirlos, picados, a un relleno para ave o usarlos en un bizcocho de fruta. Podemos hacer una compota de albaricoque con albaricoque y otras frutas deshidratadas. Podemos darles un tratamiento dulce, sumergiendo los albaricoques secos en un poco de chocolate derretido.

albaricoques