Bebidas refrescantes sin alcohol

Esa sensación refrescante que se siente al tomar una bebida fría en un día caluroso suele ser uno de los recuerdos más gratos del verano.

Además, en verano se puede disfrutar de las bebidas refrescantes prácticamente a diario.

Las bebidas frías hechas a partir de zumos de cítricos son parte del verano, quizás por su sabor limpio y la sensación refrescante que producen al beberlas.

La limonada fría suele ser la bebida estrella del verano, aunque la naranjada le sigue muy cerca, y también el zumo de lima ¿debería llamarse limada o limanada?

No importa el nombre ni cuál sea la razón, el verano y sus noches cálidas necesitan bebidas refrescantes.

Bebidas refrescantes para todas las edades

Hay bebidas refrescantes sin alcohol que todos pueden disfrutar. Son fáciles de hacer y muy sabrosas. No hace falta mezclar polvos coloreados con agua ni reconstituir zumo concentrado para refrescarse.

Empezamos por la limonada o la naranjada, a las que basta añadir alguna bebida gaseosa. Se puede utilizar esa misma receta para hacer una bebida refrescante de lima, una bebida dulce y ácida que no sólo refresca, sino que es capaz de hacer que un día soleado parezca aún mejor. Se pueden hacer bebidas refrescantes con otras frutas, como el albaricoque, melocotón, o las grosellas.

Pueden hacerse bebidas refrescantes con burbujas mezclando zumo de limón, naranja o lima con agua mineral con gas, agua sola o agua con algún sabor, o gaseosa y endulzándolas al gusto con azúcar. Cualquier zumo de fruta tiene el potencial para convertirse en una bebida refrescante con mucha chispa si se mezcla con agua con gas o gaseosa y se sirve en un vaso con hielo.  La limonada italiana burbujeante o la bebida refrescante de lima con burbujas cuya receta aparece entre los ponches de fruta para fiestas infantiles pueden utilizarse como modelo para crear otras bebidas. Cualquiera de estas bebidas calmará la sed al lado de la piscina.

Refresco de fruta sin fruta fresca

Se puede utilizar esta receta en una emergencia porque utiliza ingredientes que se suelen tener en la despensa.

1 bote de 350 g de mermelada de fruta, albaricoque, melocotón, frambuesa, casi cualquiera vale
1 limón, la corteza y el zumo
500-750 ml de agua
Hielo

  1. Calentamos la mermelada en un cazo con el agua y la corteza limón y dejamos que hierva un par de minutos; la mermelada estará bastante líquida.
  2. Podemos triturarla con la batidora, retirando antes la corteza de limón o simplemente colarla. La mermelada líquida se cuela a través de un colador de malla muy fina o se pasa por el chino para quitar cualquier resto de semillas o piel de la fruta.
  3. Se mezcla el zumo de limón y se deja enfriar.
  4. El refresco se sirve frío en vasos con hielo.

Lo mejor para hacer turrón es un molde de madera. Puede improvisarse con cartón, o cartulina. Cortando un rectángulo de 25 x 15 cm, se marca una línea a 3 cm del borde, se doblan los lados, y se pegan las esquinas. Hacer un corte diagonal, pequeño, en las esquinas para doblarlas mejor. Forrar el molde con papel engrasado, sea cartón o madera.


Saludable

Las patatas hechas en el horno absorben menos grasa que las patatas fritas. Y las patatas cortadas gruesas absorben menos grasa que las patatas finas. Al fin y al cabo la grasa son calorías.