Cacharreando

Platos de loza rotos - Si ser rompe un plato, una taza, o un cacharro de loza o barro, no necesitamos tirarlos. Los trozos se pueden colocar en el fondo de las macetas para facilitar el drenaje, en vez de tener que buscar piedras, o comprar algo especial. Los trozos de cristal también sirven, pero corremos el riesgo de cortarnos al remover la tierra de la maceta si se nos olivda que están ahí.

Al vapor, vinagre - Si añadimos una cucharadita de vinagre al agua cuando cocemos verduras al vapor, o un flan o postre que se haga al vapor, evitaremos que la cacerola pierda color.

Pinzas - Las pinzas de cocina suelen enredarse si las guardamos en un cajón. Se puede evitar envolviéndolas en un poco de papel de cocina antes de guardarlas.

Sartenes y cazuelas anti-adherentes - Como se rallan muy facilmente, no es una buena idea amontonarlas una encima de otra sin protección. Entre dos cacharros anti-adherentes, podemos poner una hoja de papel de cocina o una tapadera de plástico.

Sartenes tradicionales - De hierro o acero, se oxidan. Para evitarlo, secarlas muy bien después de lavarlas, frotar un con un poquito de aceite, y si se guardan en una pila, poner una hoja de papel de cocina entre sartenes para que absorba la humedad y evitar que el exterior de las otras sartenes se ponga pringoso.

Que no se pegue la comida a la sartén - Cuando una sartén se pega y freír se hace difícil, puede remediarse. Se calienta un poco de aceite en esa sartén, se fríe cebolla hasta que queme, y se tira la cebolla. Ahora se puede usar la sartén, sin lavarla, para cocinar la comida como se planeó.

Cuidemos los cuchillos - Para mantener los cuchillos de cocina en óptimas condiciones, es mejor evitar que toquen grasa que está hirviendo.

Ahorro de energía - Debemos cubrir las cazuelas al hervir, o cocinar, a fuego lento siempre que sea posible. Y también asegurarnos de que el fondo de la olla es del mismo diámetro, o ligeramente más grande, que el quemador de la cocina, especialmente si se trata de una cocina eléctrica.

Los cacharros adecuados

Para hacer galletas - Es mejor utilizar bandejas de horno de color claro o brillante - por ejemplo, aluminio - porque distribuyen el calor mejor en este caso. Las bandejas de colores oscuros absorben el calor más rápido y puede que el fondo de la galleta se empiece a quemar antes de que se dore la superficie.

Tamaño adecuado - Cuando no tenemos un recipiente del mismo tamaño que se indica en la receta, debemos escojer uno de la misma profundidad y superficie similar. Y, en el caso de bizcochos o tartas, es mejor llenar sólo la mitad del molde para que puedan subir sin salirse.

Cuadrado o redondo - Un molde cuadrado de 20 cm (8 pulgadas) puede ser sustituido por uno redondo de 22.5 cm (9 pulgadas aproximadamente)

Cacharros y utensilios para preparar una comida de fiesta

Cuando se prepara una comida de fiesta ¿cuáles son las dos cosas que uno sólo se da cuenta que faltan en el último minuto? Los condimentos y los utensilios. Es uno de los casos en los que se debe hacer una lista para no olvidarse de nada. Y en esa lista deben incluirse también los cacharros y los utensilios. Nadie usa a diario cada fuente de horno, bandeja de servir, olla, sartén o espátula que hay en la cocina, a menos que se trate de una familia muy grande. Es fácil olvidarse de algo.

Tampoco se necesita comprar una batería de cocina adicional o seis fuentes de horno nuevas para acomodar el jamón, o el pavo, y sus guarniciones que sólo se van a preparar una vez al año. Para ahorrar dinero, y no el problema de buscar espacio dentro de los armarios de la cocina para cacharros nuevos, se pueden comprar artículos desechables. También hay equipo especializado que se puede alquilar.

He aquí una lista de cacharros y utensilios para preparar una comida de fiesta como ejemplo. Se asume que el plato principal será un asado y que se preparará algún tipo de bizcocho o tarta.

  • Bandejas de horno grandes - para asar un jamón, un capón, un pavo, o un par de besugos grandes.
  • Bandejas para los platos de acompañamiento -  bandejas desechables de aluminio, cuadradas.
  • Moldes para bizcocho o para tarta - quizás no necesitan ser desechables.
  • Fuentes para servir.
  • Cubiertos para comer - y quizás para servir también.
  • Platos y vasos – mejor de cartón o de plástico.
  • Servilletas, manteles - de papel.
  • Termómetro - la carne asada sale perfecta.
  • Cuencos y recipientes auxiliares para mezclar.
  • Bolsas de basura – no son necesarias para cocinar pero sí para para la limpieza que viene después.

Si se va a servir una cena estilo bufé con platos calientes, será necesario añadir el equipo para mantenerlos caliente, y el combustible que ese equipo necesite; además, es posible que haga falta utilizar bandejas especiales. Este tipo de equipo se puede alquilar.

En lugar de usar todas las cacerolas de la cocina y tener que lavarlas varias veces, es más fácil cocinar todo lo que se pueda en bandejas de aluminio desechables. Son lo suficientemente robustas incluso para hacer un asado y se pueden tirar después, sin que haya que lavarlas. Como suelen venir en paquetes, a veces hay que comprar más de las que hacen falta. Esto no es algo terrible. Si hay sobras que repartir entre los invitados, pueden ponerse en las bandejas de aluminio que no se hayan utilizado. Así cada uno tiene un recipiente para transportar su porción de deliciosa comida que además también sirve para calentarla.

Casi todo el mundo tiene vajilla y cubertería para 4 o 6 personas, muchas casas tienen servicios para 12 personas, y unos pocos privilegiados cuentan con un servicio para 24 personas; pero nadie tiene suficientes platos y cubiertos para 26 o 30 personas. Se pueden pedir platos y cubiertos prestados a la familia o amigos de confianza, se pueden alquilar, o se pueden comprar platos y cubiertos desechables, que además podrían estar decorados con un motivo adecuado a la celebración. Seguro que a nadie le importa la calidad de la vajilla y la cubertería, especialmente en una reunión familiar, mientras que la comida sea buena. Y la mesa puede quedar muy bien decorada.

Cuando se alquilan cubiertos, platos y vasos, hay que devolverlos limpios.

Si el plato fuerte de la comida es un asado de cualquier tipo de carne, es muy recomendable usar un termómetro para comprobar la temperatura interna. Un pavo tarda mucho tiempo en el horno y es necesario asegurarse de que está bien hecho y no hay riesgo de que nadie enferme por comer carne de pavo poco hecha. Un termómetro de carne que se inserta en la parte más gruesa del muslo indica cuando está lista la carne. Nunca se queda poco hecha, ni tampoco se pasa ni queda seca.