Cocina española

Una cocina muy variada que se basa en ingredientes frescos, de excelente calidad, preparados de formas simples.

La cocina española es increíblemente diversa. La historia del país, la tierra y el clima que cambia de una zona a otra han contribuido a producir una enorme variedad de alimentos. Las regiones españolas han estado muy aisladas, ya que las colinas y arroyos que las separan han sido un obstáculo para los viajes hasta tiempos relativamente recientes. Esto ha hecho que las técnicas culinarias y las recetas se compartieran más despacio. La diferencia del clima entre unas regiones y otras es grande. Algunas zonas en el norte tienen lluvia diaria, incluso en verano, mientras que en el sur el clima es casi tan caliente y agobiante como en un desierto. Las cocinas regionales varían tanto como el clima y al viajar de norte a sur se puede probar una variedad de platos difícil de imaginar.

Y está su historia. La cocina española muestra influencias romanas, árabes, italianas, francesas, griegas e incluso del Caribe, dependiendo de dónde coma. Lo que sí es una constante es que siempre se basa en la calidad de los productos locales. Se usan los mejores ingredientes, los más frescos, y se preparan de una forma simple, para no ocultar sus sabores naturales. Y en esos ingredientes se incluyen prácticamente toda la gama de verduras y hortalizas, fruta, cereales y semillas, carne y pescado conocidos.

El pescado y los mariscos son importantes en la dieta española. España es uno de los principales países consumidores de pescado en el mundo, probablemente sólo en segundo lugar a Japón. El pescado se transporta diariamente a los puntos centrales del interior. La carne es deliciosa pero escasa, el pollo y el cerdo son la carne más popular. En algunas zonas, el conejo es todavía un ingrediente más común que el pollo. Las verduras y las frutas se comen diariamente.

Con tanta variedad disponible, no es extraño que los chefs profesionales pudieran emplear su creatividad para darle forma a la nueva cocina.  España se ha convertido en un centro de cocina mediterránea casual, absolutamente moderna, magníficamente simple, pero con una inventiva impactante. Y es fácil pasar de la cocina mediterránea a los otros estilos. Chefs de todo el mundo buscan inspiración en la cocina española.