Las islas

Baleares, Canarias.

Aunque aparezcan en el mismo grupo las Islas Canarias y las Baleares no están rodeadas por las mismas aguas y sus estilos culinarios son muy diferentes.
 
Las Islas Baleares se encuentran en el Mar Mediterráneo, mientras que las Islas Canarias se encuentran en el medio del Océano Atlántico. Los diferentes patrones climáticos influyen en el tipo de ingredientes frescos disponibles en cada archipiélago.

Las Islas Baleares

Las Islas Baleares están tan sintonizadas con el turismo que es difícil encontrar la auténtica cocina isleña. Aquellos que se aventuran fuera de las rutas turísticas pueden encontrar una cocina típicamente mediterránea, llena de aceite de oliva, platos de pescado y pimientos dulces y berenjenas locales. La sobrasada mallorquina, una especie de salchicha con mucho pimentón, condimenta muchos platos, aunque la sobrasada también se puede tomar sola untada sobre pan fresco o pan tostado. La manteca de cerdo es la base de sus famosas pastas dulces y saladas, y es también la razón por la cual tienen esa textura y se deshacen en la boca. La  herencia árabe se aprecia en las notas dulces que a menudo se deslizan en platos salados.

Las especialidades tradicionales de Baleares son el tumbet, una cazuela de berenjena; sopes mallorquines, un quiso de pan y verduras; la empanada mallorquina, que se cubre con sobrasada y azúcar y luego se tuesta bajo la parrilla; caldereta de langosta; verduras rellenas; arroz brut, una cazuela de arroz con cerdo; cocas, tortas planas similares a la pizza; y las ensaimadas, espirales de  pan dulce frecuentemente rellenas de cabello de ángel .

Las Islas Canarias

La cocina de las Islas Canarias tiene una mezcla de influencias peninsulares, africanas y caribeñas. Allí se cultivan muchas frutas y verduras subtropicales, como el aguacate, la piña, la papaya, el ñame y el plátano. Las patatas y los tomates del Nuevo Mundo encontraron un suelo fértil en las Islas y están presentes en muchos platos. Las papas han evolucionado hasta convertirse en una variedad local muy característica. Las patatas se cocinan de forma sencilla y se sirven con mojos, salsas picantes, preparadas con el mortero, que contienen guindilla, hierbas, especias y ajo. El pescado abunda en sus aguas y eso se nota en las recetas de estas islas.

Las especialidades tradicionales incluyen gofio canario, una especie de gachas hechas con granos tostados; la tortilla de plátanos, una tortilla de huevo con rodajas de banana; la sopa de berros; el puchero canario, un guiso de garbanzos y carne; sancocho, un guiso de pescado seco, patata y batata; las papas arrugadas, las patatas locales servidas con mojo colorado o mojo picón; las quesadillas, que son pasteles de queso.