Cocinamos pescados, mariscos y moluscos

El pescado se puede asar, cocer en el horno, hacerse a la parrilla, saltearse, freírse, escalfarse, hervirse o hacerse al vapor.

Se trata de escoger el pescado más fresco y prepararlo de la forma más adecuada. Igualemente con el marisco o con los moluscos.

En principio, se puede distinguir entre el pescado, que tiene una piel más o menos suave y un esqueleto interno, y los moluscos o el marisco, que tienen conchas o cáscara dura, como un esqueleto externo. Dentro del pescado, tenemos el pescado blanco, que puede ser redondo o plano, y el pescado azul, que suele ser casi siempre redondo.

Hay una enorme variedad de pescado y escoger uno para el menú del día puede ser un asunto espinoso.

Afortunadamente, aunque hay una gran variedad de pescados, mariscos y moluscos comestibles, no hay muchas formas de cocinarlos y es fácil aprender a prepararlos y servirlos como auténticos maestros, y también a degustarlos como cualquier sibarita.

Pescado fresco.