La despensa navideña

Merece la pena tener la despensa bien surtida antes de entregarse a la cocina durante las fiestas navideñas.

La última cosa que cualquier cocinero quiere es estar trabajando en la cocina y darse cuenta de que le falta un ingrediente para terminar la comida. A casi todo el mundo le ha pasado, por lo menos una vez.

Y para estar seguros de que no vuelva a pasar y que nunca se olvida nada, lo mejor es hacer una lista. Se puede guardar de un año para otro, añadiendo y quitando cosas según convenga, porque muchas cosas se repiten todos los años, especialmente cuando las navidades se celebran en familia; siempre hay platos que son  tradicionales. Más nos vale cerciorarnos de que los armarios de la cocina contienen todo lo que vamos a necesitar.

Si es la primera vez que se hace una lista para las fiestas, puede utilizarse esta como base. Se incluyen los alimentos del refrigerador y del congelador, además de los que se guardarían en una despensa tradicional. Vamos a suponer que se van a aprovechar las vacaciones para hacer algo de repostería.

La despensa

  • Turrones y peladillas
  • Polvorones y mantecados
  • Mazapán
  • Frutos secos (nueces, almendras, avellanas, uvas pasas, dátiles)
  • Harina (para todo uso, harina para pastelería)
  • Bicarbonato de soda, crémor tártaro
  • Levadura en polvo, levadura seca (para pan)
  • Azúcar (blanco, moreno, azúcar glas)
  • Miel
  • Chocolate (para la taza, en pepitas, cacao en polvo)
  • Especias navideñas (canela, clavo, nuez moscada, pimienta de Jamaica, jengibre)
  • Sal y pimienta
  • Aceite y vinagre
  • Pan rallado
  • Caldo
  • Hortalizas (patatas, batatas, cebolla, ajos)
  • Limones, limas

Esta es sólo una lista corta. Se pueden añadir o quitar cosas dependiendo de las tradiciones que se sigan y del gusto particular de cada uno.

La nevera

Algunos alimentos necesitan el frío para mantenerse frescos. Para hacer una lista básica para la despensa refrigerada, hay que pensar en las cosas que siempre obligan a hacer viajes extra a las tiendas.

  • Leche
  • Mantequilla
  • Nata líquida
  • Nata agria
  • Huevos
  • Verduras y hortalizas para guarnición (coles de Bruselas, lombarda, zanahorias)

Muchos de los artículos en la nevera se utilizan más si se hacen postres en casa, bizcochos, galletas o turrón. El caldo enlatado de la despensa terminará en la nevera después de abrirlo.

El congelador

Pueden guardarse verduras congeladas para compensar cualquier déficit de verduras frescas; frutas congeladas para pasteles, rellenos y salsas; por ejemplo, arándanos agrios para hacer la salsa tradicional americana para el pavo.

motivo navideño