Dónde comprar vinos

Encontrar un buen vino empieza por encontrar un buen proveedor, ya sea una buena bodega, vinoteca, tienda especializada o un supermercado.

Las bodegas y las tiendas especializadas en vinos pueden ser lugares extremadamente desalentadores para quienes no son expertos en el arte de elegir el vino. Con su amplia selección de vinos conocidos y la cantidad etiquetas desconocidas, pueden resultar abrumadoras.

Conviene seleccionar una tienda que nos haga la vida fácil y tomarse algún tiempo en conocerla para poder aprovechar al máximo cada viaje de compras. Una vez que se ha escogido el local, empieza la auténtica diversión que es seleccionar el vino.

Signos, letreros y carteles fáciles de leer

Las tiendas de vinos pueden ser edificios muy grandes con miles de vinos diferentes. Para que una persona no familiarizada con es bodega en particular pueda navegar por los pasillos y estanterías, es imprescindible que tengan letreros fáciles de leer. Puede haber señales que notifiquen el tipo de vino que puede encontrar en se vecindad y también carteles que anuncien si hay promociones en curso. Estos signos deben ser claramente visibles desde la puerta principal, para que cada cliente sepa exactamente a donde necesita dirigirse. De lo contrario, muchos se sentirán confusos desde el momento que entren por la puerta.

Personal servicial

La dotación de personal en cualquier tipo de tienda es un aspecto importante del negocio y esto también se aplica a las tiendas o bodegas donde se vende vino. Una buena tienda de vinos tendrá personal servicial y conocedor de los productos que venden. Como mínimo, el personal debe conocer el tipo de información que aparece en las etiquetas de las botellas y ser capaz de asociar lo que el cliente dice con un vino que tenga esas características, para después señalarle la dirección adecuada y ofrecerle más ayuda cuando sea necesario.
Puede que haya un especialista que puede actuar como comprador personal, ya sea el propietario, el gerente o un asistente de ventas de la tienda de vinos. Lo normal es que todos ellos conozcan muy bien los vinos que se venden y suele gustarles compartir sus conocimientos. Muchos casi son capaces de hacer piruetas con tal de que los visitantes escuchen lo que saben sobre vino. Basta con hacer una pregunta o pedir un consejo para descubrir una auténtica mina de información.

Quienes compran vino regularmente se beneficiarían al conocer al personal habitual de una tienda de vinos, ya que generalmente saben que promociones que se están llevando a cabo y cuales se harán en el futuro cercano, y también conocen de antemano los nuevos vinos que llegan al mercado y pueden hablar de ello antes de que aparezcan en el catálogo o en los boletines que se envían por correo electrónico.

Selección

Una buena bodega, o tienda de vino, debe tener una combinación equilibrada de estilos y rangos de precio para sus vinos. La tienda debe tener estar organizada de forma que sea fácil encontrar los diversos tipos de vino seleccionados.

Tener una gran cantidad de botellas en las estanterías no significa necesariamente que sea una buena selección. Algunos distribuidores de vino se centran en las etiquetas, que mueven el mayor volumen, o las que se venden a los precios más bajos. Para este tipo de tiendas, sus resultados finales son más importantes que la satisfacción general de sus clientes.

Es mejor elegir una bodega, o tienda de vino, que tenga unos pocos cientos de botellas, con vinos catados personalmente por un personal bien informado, que una tienda con cantidades masivas que los proveedores envían indiscriminadamente.

Para comprobar que la selección de vinos en la tienda es adecuada lo mejor es hacer una investigación previa e imprimir una lista de los vinos que se desea encontrar. El segundo paso es comprobar cuántos de esos vinos se pueden encontrar en el local.

Almacenamiento

El vino siempre debe mantenerse por debajo de 23 grados centígrados. Por encima de esta temperatura, el vino comienza a envejecer rápidamente y puede oxidarse, convirtiéndose en botellas de vino que no se puede beber. Es bueno si se tiene un poco de frío dentro de la tienda. Probablemente el vino está almacenado correctamente.

Eventos y listas de correo electrónico

Uno de los aspectos más divertidos al seleccionar una buena tienda de vino es buscar un lugar que programe eventos relevantes, como catas y seminarios. Estos eventos están destinados a educar a los clientes y generalmente es muy divertido asistir. En estos eventos se suele descubrir más información sobre los vinos de lo que se encuentra usando otros métodos de investigación.
Una tienda que tenga una lista de correo electrónico es una buena apuesta. Estas tiendas se preocupan de mantener al día a sus clientes, lo que también los mantiene en sintonía con sus existencias, ya que le envían correos electrónicos con regularidad informando sobre nuevos productos y ofertas especiales.

botellas en la bodega