Enebro

Tiene un  sabor picante y agridulce que recuerda al pino.

Bayas de enebro

(juniperus comunis)
cupressaceae

Los enebros pueden encontrarse todavía creciendo en estado salvaje.

Datos

Las bayas de enebro son una especia común en el norte de Europa. Fueron apreciadas desde la época griega y romana hasta el año 1500 por sus propiedades medicinales, entonces se suponía que debían curar desde la peste hasta las mordeduras de serpiente. Hoy en día se usan como condimento en muchos platos, particularmente en las cocinas del norte de Europa, y para darle sabor a la ginebra o el pacharán.

Cómo se usa

Las bayas de enebro son demasiado amargas para comerlas crudas. Generalmente se encuentran enteras y bastante secas. Deben ser casi negras y estar algo arrugadas, pero todavía jugosas. No deben tener moho. Si se mantiene en un recipiente hermético, las bayas se conservan casi indefinidamente.

El enebro se usa principalmente para condimentar carnes de sabor fuerte ya de por sí como es la carne de caza, pero también va bien con carne de cerdo y algunos platos de carne de vacuno, especialmente estofados y guisos invernales. A menudo es un ingrediente en patés donde está felizmente unido con castañas y frutas. La gelatina de enebro puede suponer una alternativa interesante a la mermelada de grosella.

En la cocina

Las bayas de enebro generalmente se machacan antes de añadirlas a los guisados. Se pueden aplastar con un rodillo de cocina o con el reverso de una cuchara para abrir la piel. Las bayas de enebro se usan enteras como especias para encurtir, adobos o caldos. El sabor es muy intenso, así que se recomienda usar sólo unas pocas bayas cada la vez.

Se puede añadir enebro al pato, codorniz, liebre, conejo o venado. También resultan un condimento muy satisfactorio en el relleno para pollo, pavo, ganso o cerdo. Es un condimento habitual para el repollo, sauerkraut y adobos.

Aliño de nata y enebro para ensaladas

Un aliño típico para una ensalada otoñal de lombarda cruda y castañas cocidas.

Ingredientes

150 ml de nata agria
6 bayas de enebro, machacadas
1 pizca de pimentón
saly y pimienta molida al gusto

Procedimiento

  1. Batimos todos los ingredientes juntos para mezclarlos.
  2. Dejamos el alilño 30 minutos en el refrigerador, cubierto, para que los sabores se combinen bien.
  3. Vertemos el aliño sobre la ensalada en el momento de servir.

Equivalencias - Si se trata de adobos, pueden sustituirse 6-7 bayas de enebro por 15 ml de ginebra.

La pimienta en grano se puede sustituir por bayas de enebro en algunos platos.

enebro