Enfermedades víricas

Y si los alimentos provienen de una fuente sin contaminación están cubiertas todas las posibles causas de infección.

Un virus sólo se multiplica en células vivas, pero puede permanecer en estado latente durante períodos muy largos hasta que pueda infectar una célula viva y empezar a multiplicarse otra vez. La contaminación suele producirse por contacto con una persona infectada, por contacto con una superficie de trabajo o herramienta de cocina infectada, o por alimentos que han crecido en un entorno con agua contaminada.

Hepatitis A

Es una enfermedad seria y larga que afecta principalmente al hígado. Dos meses es un tiempo de recuperación normal pero puede llegar hasta los seis  meses. El hígado suele recuperarse completamente, a menos que se presenten otras complicaciones. Es recomendable vacunarse antes de viajar a países donde no siempre es posible certificar la procedencia de los alimentos o aquellos dónde se sabe que le enfermedad es común. Es una enfermedad rara en los países desarrollados, pero todavía hay numerosos casos en partes de Asia y Africa.

Síntomas: Los síntomas iniciales son parecidos a los de una gripe ordinaria, incluyendo cansancio, sensación de malestar, fiebre, dolores musculares, e incluso diarrea. A medida que la enfermedad progresa, la piel y las mucosas pueden tomar color amarillo, una condición que se conoce como ictericia. También pueden presentarse picores en la piel.

Cómo se contagia: Se puede contagiar al ingerir agua contaminada, incluso en forma de hielo; frutas, verduras, y hortalizas regadas con agua contaminada, especialmente las que se comen crudas, como la lechuga; la leche; moluscos y mariscos que han crecido en aguas contaminadas; y es muy fácil que un cocinero transmitiera la infección a los alimentos que prepara y las superficies de trabajo.

Prevención: Una buena higiene previene la posibilidad de pasar el virus por contacto, ya sea directo o a través de las superficies de trabajo, y utilizar alimentos de procedencia conocida o con certificado de sanidad debería eliminar el resto de las posibles causas de contaminación.

Gastroenteritis por norovirus, o virus Norwalk

Este tipo de gastroenteritis es más común durante los meses invernales, aunque puede presentarse en cualquier época del año. Se trata de una enfermedad corta dónde los síntomas duran unos pocos días, pero puede causar deshidratación severa en el caso de los niños o de las personas que ya estaban débiles debido a otras causas.

Síntomas: Los síntomas pueden incluir sensación de malestar, dolor de cabeza, fiebre, espasmos abdominales y dolor abdominal, seguidos por vómitos, que suelen ser fuertes, y diarrea.

Cómo se contagia: Se contagia a través de agua contaminada o por contacto con una persona infectada. Frutas, verduras y hortalizas que se comen crudas o el hielo preparado con agua contaminada pueden fácillmente propagar la infección. El molusco criado en aguas contaminadas también puede ser una fuente de infección.

Prevención: Es difícil que la enfermedad se propague cuando se siguen las normas de higiene personal y de limpieza de las superficies de trabajo, se utiliza agua potable bien clorada, y se cocinan los alimentos hasta que alcancen la temperatura interna adecuada, puesto que el virus se destruye por el calor.

Gastroenteritis por rotovirus

Se trata de una enfermedad relativamente suave en personas sanas y fuertes, que no dura más allá de una semana, pero que puede causar deshidratación severa en niños y personas débiles. Este tipo de virus es el responsable de la mayoría de las gastroenteritis que sufren los niños.

Síntomas: Inicialmente parece una gripe, con fiebre, dolor de cabeza, y dolores musculares, pero también suele incluir dolor abodminal. Pronto empiezan los vómitos, la diarrea, o ambos.

Cómo se contagia: Se contagia por contacto con una persona infectada o por agua contaminada, así que se recomienda tener cuidado con el agua potable, el agua que se utiliza para hacer hielo, y los alimentos que se comen crudos, como las ensaladas y la fruta. Es fácil que un cocinero infectado transmita este virus a los alimentos que prepara y a las superficies de trabajo. Igualmente, cuando el agua que se usa para lavar verduras está infectada, el virus puede pasar a los alimentos y herramientas de cocina.

Prevención: Es fundamental mantener una buena higiene y estar seguros de que el agua potable que se usa está tratada. El virus se destruye por el calor, así que cocinar los alimentos hasta que alcancen la temperatura interna adecuada previene la infección por rotovirus.