Ensaladas con verduras de hoja verde

Son ensaladas que tienen lechuga y otras verduras de hoja como base aunque lleven algún otro ingrediente como guarnición

Las hojas de ensalada deben estar frescas, crujientes, bien lavadas y escurridas. Deben prepararse adecuadamente, y conservarse en un ambiente húmedo y bien aireado  para que se conserven así.

Las hojas se ponen mustian cuando les falta humedad y no pueden respirar bien. Para que recuperen la frescura,

Cómo se prepara una ensalada verde

Lavar bien

Las hojas se separan del corazón de la lechuga para poder eliminar todo rastro de tierra. Se sumergen en agua fría y hará falta cambiar el agua varias veces hasta que salga completamente limpia.

Un chorrito de vinagre en el agua para lavar las hojas hace que se desprendan las larvas de insectos o los huevecillos que puedan tener y caigan al fondo del recipiente.

Si se sospecha que el agua con la que se riegan las verduras no es todo lo limpia que se pudierta desear, se pueden añadir 2-3 gotas de lejía por 1 litro de agua para lavarlas. Se dejan unos minutos en este agua y después se aclaran bien. La calidad del agua de riego podría deteriorarse en épocas de sequía o en verano.

Escurrir

Una vez lavadas, las hojas se dejan escurrir en un colador, moviéndolas  una o dos veces para que caiga toda el agua.

Hay algunos aparatos que permiten escurrir las hojas par ensalada por centrifugación.

Refrigerar

Si las hojas se dejan reposar en el refrigerador, en su colador, cubiertas por un trapo húmedo, o en un recipiente perforado que permita la circulación de aire, recuperarán su frescura y se mantendrán crujientes y apetitosas.

Cortar

Cortar las hojas con un cuchillo afilado es mejor y más rápido que partirlas con las manos. Deben cortarse en trozos que puedan comerse de un bocado puesto que no se suele utilizar un cuchillo con las ensaladas y es difícil partir la lechuga con un tenedor.

Mezclar

Cuando se utilizan diferentes tipos de lechuga, se mezclan una vez lavadas y cortadas. También se pueden añadir algunas hortalizas que se utilizan como guarnición, como tiras de pimiento, bastoncitos de zanahoria, o dados de pepino.

Preparar para servir

La ensalada se pasa a una ensaladera o se prepara en platos individuales. La ensaladera y los platos deben estar fríos. Las hojas se ablandarían si se ponen en una ensaladera caliente, recién salida del friegaplatos. Esto debe hacerse no mucho antes del momento de servir, una o dos horas como mucho, o las hojas se estropearán.

Añadir otra decoración

Si no se ha mezclado junto con las hojas en el paso anterior.  

Aliñar

Las ensaladas de verduras de hoaj verde se aliñan justo en el momento de servir o las hojas se ablandarán.

Se utiliza sals, aceite y vinagre, una vinagreta, o algún otro de los aliños populares.

Sugerencias

Lechuga con una vinagreta a la mostaza hecha con vinagre de vino tinto y sustituyendo la mitad del aceite por zumo de naranja, y con semillas de amapola como guarnición.

La escarola va bien con el queso y la mostaza. Queda muy bien con un aliño hecho con zumo de limón o con una vinagreta con huevo duro.

Endibias con queso Gruyère, en dados, y nueces picadas, y aliñadas con una vinagreta.

Lechuga, aceitunas, jamón de York, queso en dados, aliñados con una mayonesa con pasta de tomate.

Lechuga, pollo cocido, trozos de manzana y salsa rosa.

Lechuga, gambas y mayonesa.

Lechuga con hierbas picadas y una vinagreta con filetes de anchoa machacados, o con pasta de anchoas.

Berros, naranja en trozos, aceitunas negras y un aliño, tipo vinagreta, con zumo de limón o con zumo de naranja.

Espinacas tiernas, queso Emmental o Gruyère, en dados, y pera, en rodajas o dados. Se puede condimentar con salsa de crema o alño blanco.

Cuando se va a salir por la noche, un vaso de zumo de pera por la mañana puede ayudar a prevenir la resaca y el dolor de cabeza al día siguiente. Las enzimas y poli-fenoles que contiene la fruta ayudan a descomponer el alcohol. Otros alimentos que ayudan son los espárragos, que protegen al hígado, y las fresas que protegen la mucosa estomacal de los efectos del alcohol.


Saludable

A la hora de hacer la compra se debe tener en cuenta que el valor nutricional es mucho más importante que el valor material. Un paquete de patatas fritas grande sólo hará que comamos más de la cuenta. Así que es mejor escoger un paquete pequeño por mucho que el grande esté de oferta. A la larga, ahorraremos en médicos.