Horno de microondas

El microondas se usa para calentar comidas ya preparadas y descongelar alimentos, pero también sirve para cocinar.

Estos aparatos tienen un dispositivo en el interior, llamado magnetrón, que genera radiaciones de microondas, las cuales crean calor dentro de los alimentos, debido a la fricción y vibración de sus moléculas de agua y grasa, que son las que absorben las microondas. El vridrio, la cerámica, o el plástico no absorben las microondas, que simplemente los atraviesan, mientras que los metales las reflejan. 

La potencia a la que cocina un horno de microondas suele estar entre los 600 watios y los 2000 watios, aunque la potencia máxima normal está entre 850 watios y 1000 watios. Cuanta más potencia tenga el horno de microondas, más rápido se calientan los alimentos. Por supuesto, el horno sólo funciona cuando la puerta está cerrada, y está construido de forma que las microondas no puedan salir al exterior.

No se debe cocinar con el microondas vacío. Si se va a hacer una prueba, poner al menos un vaso con un poco de agua.

Hay qjue girar los alimentos de vez en cuando para asegurar una cocción uniforme, incluso cuando el microondas tiene un plato giratorio conviene darles la vuelta a las piezas grandes. El microondas cocina muy rápido, hay que tener cuidado con las piezas pequeñas, porque es fácil que se hagan de más, y no se tuestan, así que no se nota que se han pasado. Las piezas grandes si que pueden ñllegar a dorarse un poco debido al calor interior, pero no tanto como lo harían en un horno convencional. Hay hornos de microondas que también tienen un grill para ayudar a que se doren los alimentos.

Como las moléculas de agua y de grasa son las que absorben mejor las microondas, se cocinan más rápido los alimentos que tienen gran cantidad de agua o de grasa, por ejemolo, las verduras se cocinan antes que la carne magra. Además, los alimentos colocados en los bordes se calientan antes que los que están en el centro, porque absorben también las microondas que rebotan en las paredes además de las que vienen directamente del magnetrón.

El tiempo de cocción es proporcional a la cantidad total de alimentos que haya. Se tardará más tiempo cuanto más grandes sean los alimentos, o cuanta mayor número de raciones se vaya a cocinar.

Al cocinar piezas grandes, se deben cocinar en varios ciclos de calor y reposo. Es decir, se cocinan un tiempo, luego se deja que reposen un poco, sin microondas, para permitir que el calor se difunda hacia dentro. Es muy importante dejar reposar los alimentos un cierto tiempo al final de la cocción, para permitir que el calor se distribuya uniformente hacia el centro.

SI

Papel (toallas, platos, vasos) sólo para cocciones breves.

Vidrio resistente al calor, cerámica, barro para todo tipo de cocción mejor con tapadera.

Vidrio, porcelana mejor cubiertos.

Plástico (platos, bandejas, bolsas de plástico, película transparente)

Madera, sólo para cocciones breves.

NO

Metales

Recipientes y platos con adornos metálicos

Cristal

Cocinar con el horno de microondas

Poner los alimentos que contienen más agua y se cocinan más rápido en el centro, y los alimentos más secos, que tardan más en cocinarse, en los bordes.

Colocar las partes más finas de los alimentos hacia el centro.

Si se va a calentar un guisado en una cazuela, acumular el contenido hacia los bordes y hacer una depresión en el centro, cuando sea posible.

Tapar los alimentos acelera la cocción manteniéndolos jugosos.

Conviene revolver de vez en cuando.

Los filetes y otros alimentos cortados en lonchas finas se pueden paras con mucha facilidad. Se deben proteger con papel de cocina o cubriéndolos con salsa.

Deben pincharse los alimentos que podrían explotar al acumularse vapor debajo de la piel como las patatas o fruta sin pelar, salchichas, o yemas de huevo.

Merece la pena

Sofritos, sopas, salsas, verduras, carne, pescado, postre, fruta, bebidas, cocer al vapor, canlentar cantidades pequeñas

No la merece

Freir, huevos con cáscara, masa quebrada, hojaldre, cocer pasta, cocinar cantidades grandes

Su mayor ventaja es que permite calentar porciones individuales rápidamente, incluso aunque estén congeladas. Pero el horno de microondas puede cocinar también, y con el complemento adecuado, se puede cocinar cualquier cosa.

Se pueden hacer bizcochos individuales. Por supuesto que no se doran, pero hay casos en los que no importa. Si se trata de bizcocho de chocolate, donde no se ve si está dorado o no aunque se cocine en un horno convencional, el microondas da muy buenos resultados.

Si se trata de adaptar una receta convencional al horno de microondas, hay que realizar algunos ajustes.

  • Reducir el tiempo de cocción. Los alimentos tardarán una cuarta parte del tiempo.
  • Reducir el líquido a la mitad.
  • Reducir las especias y condimentos a la mitad.
  • Sacar los alimentos un poco antes de que estén hechos pues seguirán cociéndose durante un tiempo, aunque estén fuera. De ahí la importancia de dejar que la comida repose.
  • Echar la sal al fina.