La pasta, un alimento antiguo, que todavía es moderno

Una de las cosas más notables de la pasta no es sólo el tiempo que ha existido. Es eso, y además el hecho de que ha cambiado muy poco en los cientos, o quizás miles de años, en los que se ha preparado y consumido. Mientras los antiguos griegos y romanos, sin duda, preparaban y servían la  de pasta de forma diferente a como se hace ahora, los platos elaborados durante el Renacimiento serían fácilmente reconocibles hoy en día.

Cualquier alimento que pueda hacerse cada vez más popular y permanecer relativamente sin cambios durante más de 500 años seguramente debe tener algunas propiedades notables. El que la pasta está hecha con ingredientes simples – harina de trigo y huevos - procesados ??de una manera simple - sólo se trata de una mezcla básica - son sólo dos de las razones. El  hecho de que sea saludable, apetecible, y fácil de preparar, ya sea hervida o al horno, son otros atributos también importantes.

Las muchas formas y tamaños de las pastas no son sólo un truco de marketing moderno. Tienen un buen propósito. Por ejemplo, las más retorcidas tienen la misión de proporcionar una gran cantidad de superficie que permita que las salsas se peguen bien. El que haya una gran variedad de formas y tamaños disponibles significa que es posible cubrir, rellenar, distribuir en capas, o crear todo tipo de recetas, abriéndose a la innovación culinaria.

Su sabor bastante neutro hace que la pasta vaya bien con una enorme variedad de ingredientes, y no hay muchos alimentos más que puedan combinarse tan convenientemente. La pasta va bien prácticamente con todo. Tanto el tocino y la carne, como los espárragos y los guisantes pueden ser parte de una deliciosa receta de pasta. La variedad de las salsas compatibles, desde la simple salsa de tomate o la marinara hasta a una fina salsa de almejas, no tiene igual en otros alimentos. Y, ¿cuántos alimentos pueden ser la base de una gama tan amplia de recetas, tanto frías como y caliente?

La pasta es también un alimento muy saludable. A pesar de su mala reputación, la pasta es un alimento bajo en calorías, beneficioso para el corazón. Con sólo 200 calorías por taza (una taza de pasta seca equivale a dos raciones) y un gramo de grasa, es un alimento adecuado incluso para aquellos que sigan una dieta estricta.

El problema es que la pasta es deliciosa y es muy difícil limitarse a una ración. Las salsas demasiado ricas deben evitarse en una dieta para perder peso.

Se trata de un alimento rico en almidón, un hidrato de carbono complejo que se digiere lentamente, dando lugar a una subida uniforme y gradual de azúcar en la sangre. Como ocurre con los alimentos ricos en fibra, hay evidencia de ayuda prevenir el cáncer intestinal, y también otros tipos de cáncer. Es una buena fuente de minerales esenciales, y a menudo fortificada con folato,  es saludable también para el corazón, también.

Si se trata de pasta hecha con harina blanca, altamente refinada, es necesario reponer las vitaminas que se han perdido en el proceso, y que normalmente se encuentran en la parte del trigo que se ha eliminado.

Es fácil de preparar, fácil de cocinar y puede presentarse de formas muy atractivas en la mesa. La pasta es una buena razón por la cual muchos restaurantes italianos continúan haciendo un buen negocio. Pero la pasta es igualmente bienvenida en casa, donde puede alimentar económicamente  a una familia de cinco personas o un grupo de cincuenta.

ero una cosa sobre la pasta que sí ha cambiado drásticamente durante los siglos. Hoy hay muchas más herramientas y máquinas para hacer y preparar pasta que nunca. La variedad y la aplicación práctica de los rodillos, cortadores, cuencos y las otras herramientas, es mayor que nunca. La ciencia de los materiales y los diseños ergonómicos han hecho que todas estas cosas sean más fuertes, más sanas,  y más baratas. Las máquinas para hacer pastas son más baratos, más fiables y cuentan con un surtido más amplio de accesorios útiles que tenían incluso en una fecha tan reciente en la historia de la pasta como veinte años atrás.

Cuando se piensa en la pasta, no es necesario descartarla como un "alimento que no se debería comer" o uno que es simplemente vulgar. La pasta es saludable, se pueden preparar en una deslumbrante variedad de sabrosos platos, y es simplemente magnífica.

Lo mejor para hacer turrón es un molde de madera. Puede improvisarse con cartón, o cartulina. Cortando un rectángulo de 25 x 15 cm, se marca una línea a 3 cm del borde, se doblan los lados, y se pegan las esquinas. Hacer un corte diagonal, pequeño, en las esquinas para doblarlas mejor. Forrar el molde con papel engrasado, sea cartón o madera.


Saludable

Las patatas hechas en el horno absorben menos grasa que las patatas fritas. Y las patatas cortadas gruesas absorben menos grasa que las patatas finas. Al fin y al cabo la grasa son calorías.