Salsas para pasta

La inmensa mayoría de los platos de pasta italiana suponen la combinación de la pasta recién hervida con algún tipo de salsa.

La pasta es fácil de preparar y fácil de comer, pero es algo insípida por sí sola y necesita algún acompañamiento para darle sabor y ese acompñanamiento frecuentemente es una salsa. Afortunadamente, hay muchas recetas de salsas deliciosas para elegir, que cubren todo tipo, forma, y sabor de pasta. Ya sea que se esté planeando una comida completa o simplemente una cena informal, seguro que  hay una salsa  que deleitará y sorprenderá a los comensales.  

Cierto que la salsa más simple es un poco de mantequilla que se derrite sobre la pasta caliente, después se espolvorea queso rallado por encima, y tenemos un plato delicioso. Después se puede pensar en la nata líquida con algún ingrediente fuerte de sabor, como las aceitunas rellenas de anchoas, el salmón ahumado o el caviar. Tampoco hay que olivdarse de la salsa Alfredo o la simple carbornara, que se puede realzar con un poco de nata líquida. Avanzando un poco más en la misma línea, tenemos toda la colección de salsas blancas, empezando por la salsa de queso, que facilmente se convierte en la salsa de tres, o cuatro, quesos al utilizar una mezcla de parmesano, gorgonzola, mozzarella, provolone o pecorino. La salsa blanca admite muchas más variaciones que el queso como, por ejemplo, la pasta con atún.

Para pasta, seguro que lo que más se recuerda son las salsas de tomate. Podemos empezar por una salsa marinara, o por la salsa de tomate y sus variaciones. Ya sea a partir de una salsa básica o la salsa madre tradicional, pasta con una salsa de tomate es una combinación clásica. Entre las variaciones de la salsa de tomate, merece la pena resaltar la salsa rápida de tomate,  la salsa de tomate con carne, y las variaciones regionales en Italia, como la salsa de tomate Napolitana o la Siciliana, y las populares variaciones de esta última como son la amatriciana, o la arrabiata. La salsa templada de tomate y aceitunas, que es parecida a la salsa marinara. Una deliciosa variación es la salsa de tomate con carne es la salsa de carne para pasta (sugo di carne) italiana.

Y si se quiere algo aún más ligero que las salsas de tomate o las de crema, se puede probar el pesto genovés o una salsa de cangrejo, al estilo de Nueva Inglaterra, una salsa de almejas, o una de berberechos.

Dependiendo de la salsa que lleve, la pasta puede ser un plato que demanda atención, una comida casera, o un elemento creativo.  Y si se añade una ensalada, el tipo de pan adecuado, y un vino apropiado, se tienen todos  los ingredientes de una buena comida.

salsa simple