La aromaterapia en la cocina

Muchos cocineros ya estén incorporando principios de aromaterapia en los alimentos que crean. El uso de ingredientes como aceites y mantequillas aromatizados no solo añade una gran cantidad de sabor a sus comidas, este tipo de ingredientes también hace que los receptores olfativos cobren vida.

Comer implica más que nuestro sentido del gusto. Desafortunadamente para muchos de nosotros, parece que nunca tenemos el tiempo suficiente para apreciar nuestras comida como se debería. Comemos rápido mientras estamos de pie, en movimiento o mirando a la pantalla y nunca le damos a nuestro cerebro el tiempo suficiente para procesar la experiencia. Si pudiéramos tomarnos un poco más de tiempo, nos daríamos cuenta de que el sentido del olfato también está muy activo a la hora de disfrutar de la comida.

De hecho, gran parte de lo que probamos está influenciado por el olfato. Si fuera de otra manera, solo podríamos saborear lo que nuestras lenguas son capaces de procesar: salinidad, amargura, dulzura y acidez; quizás ese umami. Para muestra basta entrar en cualquier casa a la hora de comer, o en cualquier restaurante, olemos la comida antes de verla y somos capaces de percibir diferentes aromas y eso nos da hambre al instante.

Es por eso que los principios de la aromaterapia también tienen aplicación en la cocina.

No hay que tener miedo de experimentar con la comida. Las hierbas, las especias e incluso las flores comestibles pueden darle nueva vida a los platos. Estos ingredientes convertirán los alimentos más aburridos, como las verduras, en alimentos que apetece comer.

Incorporar la aromaterapia en la cocina puede ayudar a perder peso. Una de las razones por las que la gente tiende a inclinarse hacia los alimentos ricos en grasas es porque estos alimentos saben bien. Aunque el queso, las cremas, las salsas y la mantequilla añadan mucho sabor, también agregan muchas calorías. Se puede obtener el mismo resultado si se usan más frutas, verduras y proteínas magras en las recetas y se condimentan con hierbas y aceites aromatizados. Además, un plato concebido así proporcionará más vitaminas y nutrientes; El resultado será  más vigor, vitalidad y un mejor su estado de ánimo.

Muchas sustancias deben liberarse de la materia vegetal antes de que puedan agregar aroma y sabor a la comida. El calor es un método eficaz para extraer aromas, pero demasiado calor y calentar demasiado rápido daña estas plantas y, en consecuencia, estropearía la comida. Para obtener mejores resultados, siempre debe calentarse lentamente, cocinar a fuego lento.

mantequilla a las hierbas