Buenas palabras

La desgustación de vinos hecha con método nos asegurará el poder apreciar, y disfrutar, la enorme variedad de sabores, aromas, y estilos de vino que existen. Cuando se trata de describir un vino, los catadores a menudo toman prestadas palabras de muchas otras áreas. Es bueno, sin embargo, conocer el vocabulario del oficio, al menos para entender las etiquetas y las descripciones oficiales.

Los amantes de la gastronomía, o simplemente amantes de la buena comida, también usan a menudo un vocabulario prestado para describir un plato. El aroma es tan importante como el sabor a la hora de disfrutar una comida, claro que describir los aromas puede parecer difícil. Sin embargo, la mayoría de los adjetivos pueden agruparse bajo dos encabezados, huele bien y sabe bien, o huele mal y sabe mal. Este es otro caso donde conviene estar familiarizados con los nombres y adjetivos que se usan para describir la comida y las sensaciones que se producen.También ayuda a describir con precisión el conocer los sitios donde comemos, bebemos, cocinamos, o guardamos alimentos, y los verbos que tienen  que ver con comer o beber. Los críticos gastronómicos utilizan este tipo de información.

La primera recomendación que se le puede hacer a cualquier aficionado a la cocina es guardar todas las recetas que utiliza, y guardarlas con anotaciones. Por eso explicamos algunas cosas sobre cómo escribir recetas de cocina; puede que alguno de nuestros lectores consiga escribir su libro de cocina y algún día nos lo agradezca.

Los dichos y refranes sobre cocina no son particularmente útiles para mejorar la descripción gastronómica, pero ayudan a entender la cultura local. Y algunos de ellos pueden servir como motivación para los cocineros desanimados.

La carta internacional contiene descripciones de platos y alimentos que han causado problemas a otros comensales. Cuando se intenta traducir una receta del inglés, o cuando se va de viaje y se visita un restaurante, o se intenta hacer la compra, es bueno saber que los términos culinarios pueden no ser los mismos, y que hay diferencias en los nombres de algunos ingredientes dependiendo del país que se visite.

Frutero con fruta; mosaico.

Lo mejor para hacer turrón es un molde de madera. Puede improvisarse con cartón, o cartulina. Cortando un rectángulo de 25 x 15 cm, se marca una línea a 3 cm del borde, se doblan los lados, y se pegan las esquinas. Hacer un corte diagonal, pequeño, en las esquinas para doblarlas mejor. Forrar el molde con papel engrasado, sea cartón o madera.


Saludable

Las patatas hechas en el horno absorben menos grasa que las patatas fritas. Y las patatas cortadas gruesas absorben menos grasa que las patatas finas. Al fin y al cabo la grasa son calorías.