Refranes

A buen hambre no hay pan duro.

A falta de pan, buenas son tortas.

A falta de pan, tortillas.

Al freir será el reir.

A nadie le amarga un dulce.

Cada cosa a su tiempo, y los nabos en adviento.

Comida hecha, compañía deshecha.

Como cebas, así pescas.

Con el gazpacho nunca hay empacho.

Con pan y vino se hace el camino.

Contigo, pan y cebolla.

De la mano a la boca se pierde la sopa.

Días de mucho, vísperas de nada.

El comer y el rascar, todo es empezar.

El hambre aguza el ingenio.

El hambre es la mejor salsa.

El hambre es mala consejera.

El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

El ojo del amo engorda al caballo.

El que con fuego juega, al fin se quema.

El ratón y el gato no comen en el mismo plato.

En casa del herrero, cuchillo de palo.

En todas partes cuecen habas.

Harto de carne, el diablo se hace cura.

La mujer y la sardina, pequeñinas.

Los duelos, con pan son menos.

No es lo mismo predicar que dar trigo.

Olivo y aceituno los dos son uno.

Por dinero baila el perro, y por pan, si se lo dan.

Por el fruto se conoce al árbol.

Por San Antón, besugo a montón.

Quien se pica, ajos come.

Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.

Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.