Batidos de fruta para niños

La fruta es dulce y por eso a los niños les encantan los batidos de frutas.

Teniendo en cuenta que un batido se prepara en cuestión de minutos y los batidos caseros son muy nutritivos, a los padres también acaban por gustarles.

Se pueden hacer batidos con todo tipo de frutas, yogur, o una bebida vegetal. Y puede tanto yogur natural como yogur de sabores, aunque el natural suele ser la mejor opción. Lo mismo puede hacerse con la leche o las bebidas vegetales. Y se pueden mezclar leche, yogur y mantequillas vegetales para que la textura sea mejor. La fruta suele ser dulce, pero si fuera necesario endulzar la bebida, se puede usar miel, azúcar, jarabe de arce o cualquier jarabe dulce al gusto. La esencia de vainilla va bien con casi todo y también se pueden añadir especias dulces, como la canela o el cardamomo. Hay miles y miles de combinaciones.

Cómo hacer un batido de fruta

Primero se preparan los ingredientes, lavando, pelando y cortando, y quitando huesos y semillas a la fruta cuando sea necesario. La leche, yogur, bebida vegetal, zumos y elementos dulces que se vayan a usar también deben estar a mano.

Las frutas preparadas se ponen en el vaso de la batidora. Luego se añade la base de yogur, leche bebida vegetal, el elemento dulce o salado escogido y cualquier aroma. Ahora se bate todo junto hasta que quede una mezcla suave y espumosa. Se prueba y se condimenta un poco más, si es necesario.

Los batidos parecen más apetitosos cuando se sirven en vasos altos o recipientes originales, como botellas y tarros de vidrio no muy grandes, con pajitas de diseños divertidos.

Los batidos de fruta se pueden decorar con azúcar moreno, trocitos de chocolate o nueces tostadas y picadas. Canela molida, cacao en polvo o coco rallado también se espolvorean sobre la superficie, como decoración y sabor añadido.

En días cálidos, el batido se puede hacer con fruta congelada para que quede muy frío. Añadir helado o hielo picado es otra opción para hacer una bebida refrescante.

Batido de plátano y frutas del bosque

1 plátano pequeño (pelado y cortado en rodajas)
1 taza de frambuesas y fresas (lavadas, sin rabitos)
1 1/4 vasos de leche.
1 cucharada de mermelada de fresa o frambuesa (sin semillas)
3-4 gotas de extracto de vainilla

Habrá suficiente para 3 niños pequeños, 2 niños en edad escolar o 1 adolescente.

A los niños les encantan las fresas y los plátanos, y obtendrán un delicioso impulso de energía para seguir jugando.

Se podría endulzar el batido con 1 cucharada de azúcar o 1 cucharadita de miel,  pero la confitura de fresa o frambuesa realza el sabor.

Batido de yogur de plátano, manzana y pera

1 plátano pequeño (pelado y cortado en rodajas)
1 pera madura (pelada, sin corazón y cortada)
3/4 vaso de zumo de manzana
3/4 vaso de yogur natural
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de miel.

Rendirá suficiente cantidad para 3 niños pequeños, 2 niños en edad escolar o 1 adolescente.

Batido de pera, manzana y uva

1 pera (pelada, sin corazón, cortada en trozos)
12 uvas (sin semillas, peladas)
3/4 vaso de zumo de manzana

Esta bebida no debería necesitar azúcar o miel ya que la fruta madura es lo suficientemente dulce. Habrá suficiente para 2 niños pequeños, 1 niño en edad escolar o 1 adolescente.

Batido vegetal de frutos del bosque

2 cucharadas de grosellas negras
1 cucharada de arándanos
1 cucharada de moras
1 cucharada de jarabe de arce
2 cucharadas de yogur de soja (natural o de vainilla)
1 1/4 vasos de leche de soja

Habrá suficiente batido para 1 adolescente o 2 niños.
El yogur de soja puede sustituirse por crema de coco y la leche de soja puede sustituirse por leche de coco o por otra bebida vegetal.

Batido de plátano, melocotón y fresa

1 plátano pequeño (pelado, cortado en rodajas)
1 melocotón (pelado, sin hueso, cortado)
4 fresas grandes (lavadas, sin rabitos)
2 cucharaditas de miel o jarabe de arce
2 cucharadas de yogur de soja (natural o de vainilla)
1 1/4 vasos de leche de soja.

Rendirá lo suficiente como para alimentar a 1 adolescente hambriento, 2 niños en edad escolar o 3 niños pequeños.

El yogur de soja puede sustituirse por crema de coco y la leche de soja puede sustituirse por leche de coco o por otra bebida vegetal.

Estas recetas pueden servir como base para empezar. Seguro que después la creatividad tomará el volante para hacer batidos muy personales que no sigan ninguna receta definida, sino el humor de quienes los preparan.