Alta cocina italiana con presupuesto reducido

Se pueden preparar deliciosos platos de la cocina italiana sin gastar demasiado dinero.

Los espaguetis con albóndigas y salsa de tomate son una excelente manera de cocinar una comida al estilo italiano que no es muy cara, pero la receta normal, no se considera exactamente algo a nivel gourmet. Cocinar comida italiana que se pueda considerar de alta cocina con un presupuesto ajustado significa hacer las cosas de forma ligeramente diferente. Hay algunas cosas que se pueden hacer para elevar la categoría de la cocina italiana básica hacia la excelencia sin tener que arruinarse al comprar los ingredientes.

La cocina italiana lleva tiempo

Es dificilísimo encontrar cocineros en Italia que preparen una comida completa en menos de treinta minutos. Y no, no se escuchará la campanilla de un microondas antes de que se sirva una comida italiana de alta categoría. Es sorprendente la diferencia que hay en el sabor de la comida cuando se prepara sin prisas, con esmero y cuidando los detalles, al igual que la auténtica cocina tradicional se hace en Italia.

Los sabores se desarrollan a lo largo del tiempo. Cuando se recalienta rápidamente algo preparado con antelación, en la mayoría de los casos es difícil obtener los verdaderos sabores se persiguen. En una salsa de tomate, por ejemplo, las especias que se usan se desarrolladas completamente con la acidez del tomate. Una vez liberados, los aceites de la salsa se realzan con el sabor de las especias y sus sabores se propagan a todo el plato. Cuando uno se toma el tiempo para cocinar, se obtiene un sabor completamente nuevo del que se obtendría si se acelerara el proceso.

Varias de las técnicas que se usan, como tostar condimentos y frutos secos, así como triturar hierbas y especias, toman tiempo, pero hay razones para hacerlo así. La infusión de aceites con condimentos y hierbas es otra técnica de la cocina italiana que requiere tiempo y organización. Nuevamente, hay buenas razones para dar estos pasos, y la prueba está en el sabor. El tiempo necesario para ejecutar estos métodos puede marcar la diferencia entre platos ricos y platos sensacionales.

Conocer la cultura

¿Qué tiene que ver la cultura italiana con la alta cocina italiana? Mucho.

Técnicamente, conocer la cultura no supone ninguna diferencia física al preparar el plato en sí. Eso es, ninguna diferencia. Si se prueba a hacer un plato antes de aprender sobre la cultura y después, los resultados serían los mismos. Excepto que los estudios han demostrado que las personas que aceptan con entusiasmo esa inmersión cultural comienzan a darse cuenta muy pronto de las ligeras variaciones de la cocina y sus resultados. Al tratar de conocer la cultura, se empieza a visualizar el plato en la mente, se imagina el sabor y se elevan las expectativas.

El conocimiento de la historia y la cultura de una región lleva a comprender mejor por qué se usan ciertos ingredientes y la forma específica en que se usan. Esos ingredientes y técnicas encontrarán su lugar en nuestra cocina al preparar ese tipo de platos. Las razones por las que los ingredientes se hicieron predominantes en una cultura o región tienen una historia, generalmente, y forman parte de su cultura. Esa historia se suma al sabor del plato, tanto física como emocionalmente.

cocina italiana