Cómo hacer que los niños pequeños coman saludablemente

Muchos niños pequeños se ponen difíciles a la hora de comer alimentos saludables y variados.

un pavo

Los niños pequeños pasa por una etapa durante los primeros dos o tres años de las más difíciles de superar para cualquier madre. Esto se debe a que apenas están aprendiendo a comunicarse con los demás y a menudo se sienten frustrados cuando no los entendemos. Otro factor que contribuye es el hecho de que están aprendiendo a reconocer y expresar sus sentimientos de forma más abierta, lo que a menudo se traduce en hacer pucheros o tener rabietas. Es el momento en que empiezan a descubrir la independencia, gustos y disgustos, por ello, una de las cosas más difíciles con las que se enfrentan la mayoría de las madres es lograr que su niño coma de forma saludable. De hecho, lograr que los niños pequeños coman de forma saludable a menudo requiere una cierta creatividad e innovación por parte de la madre.

Muchos niños pequeños comerían sólo las dos o tres cosas que les gustans todos los días en todas las comidas.

Una de las mejores maneras de hacer que un niño coma alimentos saludables es dejar que ejercite su nueva independencia al tomar decisiones. Esto no significa que sea necesario llevarlos al supermercado y dejarles elegir todo lo que quieran. En primer lugar, porque todavía no están preparados para escoger entre muchas opciones distintas, todavía están aprendiendo como se hace, y no se deben presentar más de tres distintas, y mejor solamente dos al principio. Además, hay que guiarles para que reconozcan cuales las opciones que se deben considerar. Por ejemplo, cuando esté en el supermercado, puede dárseles la opción de comprar uvas o naranjas. Y ponemos en el carrito de la comprar lo que elijan. Tanto las uvas como las naranjas son alimentos saludables que pueden tomar de postre o a la hora de la merienda. Si han escogido las uvas, está bien. Cuando llegue la hora del postre o la merienda, cogemos la fruta y decimos con entusiasmo: “¡Mira! ¡Vamos a comer las uvas que escogiste! " y la mayoría de los niños estarán emocionados de comer la comida que eigieron.
 
Otra forma de hacer que los niños coman de forma saludable es cocinar de manera creativa. Por ejemplo, muchas madres hacen que sus niños pequeños coman verduras haciéndolas puré y mezclándolas con alimentos que les gustan. Un buen ejemplo de esto es añadir puré de calabaza y a la mezcla para hacer lasaña o macarrones con queso. La idea puede ser nueva para muchas madres, pero hay varios libros de cocina con deliciosas recetas que utilizan esta técnica.

Otra forma de ser creativos es con la presentación de la comida. A muchos niños pequeños les encanta que les presenten platos con formas de objetos, de animales o con caras y se comen sin rechistar cualquier fruta o verdura que se ha usado para dibujarlos.

Cada niño es único, y hay cosas que funcionan con unos y no con otros. Cómo el objetivo es una alimentación saludable, se trata de encontrar algo que funcione y utilizarlo durante el mayor tiempo posible. Puede que sea necesario cambiar de táctica más adelante, pero hasta que llegue ese momento, no hace falta alterar lo que marcha bien.