Cosas raras en libros de cocina

Algunos errores que se ven en libros de cocina, y algunas de sus recetas, hacen reir.

Una de las cosas más frustrantes en un libro de cocina es que al describir el procedimiento de una receta y nombren de repente un ingrediente que no aparece en la lista presentada. Muchas veces hay que utilizar el sentido común para estimar la cantidad y preparación previa, o para sustituirlo por otro ingrediente equivalente.

Pero no siempre es así. A veces se encuentran errores y procedimientos que hacen sonreír.  Un ejemplo es una receta aparecida en un libro de recetas que se vendía para recaudar fondos en una iglesia. Fue impreso en el estado de Washington, a finales de los años cincuenta y contenía recetas escritas por los feligreses. Entre una receta para un pastel de carne y otra para preparar las famosas hamburguesas a la plancha de fulanita de tal, había una receta que pedía un perro pequeño marrón como ingrediente.

En una receta para hacer tiras de fruta de “La enciclopedia de la vida rural” aparecía una instrucción muy clara.

“Hacer puré las frambuesas de una forma u otra. Triturarlas con la batidora normalmente funciona.”

¡Claro que funciona!

Y la receta que viene a continuación puede que no le parezca extraña a quienes tienen hijos pequeños, es incluso simpática. Apareció en un libro de cocina de finales de 1960. Otro libro escrito para recaudar fondos para una iglesia, en este caso en Oregón. El libro es muy conciso y las recetas solo dan los datos básicos. Pero hay una receta que no encaja con el resto.

Cómo hacer un bizcocho

Encender el horno; sacar un cuenco grande, cucharas y los ingredientes.

Engrasar el molde y cascar las nueces.

Quitar 18 bloques de construcción y 7 coches de juguete de la mesa de la cocina.

Medir 2 tazas de harina; sacar las manos de Juanito de la harina y lavárselas.

Pasar la harina, la levadura en polvo y la sal por el colador. Coger la escoba y el recogedor para barrer los trozos del cuenco que Juanito ha tirado al suelo.

Sacar otro recipiente.

Abrir la puerta al repartidor que llama.

Volver. Lavar a Juanito.

Sacar los huevos.

Contestar el teléfono. Volver.  

Coger el molde engrasado y quitar 2 cm de sal.

Buscar a Juanito por la casa.

Volver a la cocina y ver que Juanito está allí; limpiar a Juanito para quitarle la mantequilla, etc. que se ha echado encima.

Coger el molde engrasado y darse cuenta de que ahora tiene 1 cm de cáscaras de nuez dentro.

Ir a por Juanito, que huye rápidamente, y tirar el segundo cuenco al suelo.

Limpiar el suelo de la cocina. Limpiar la mesa de la cocina. Lavar las paredes. Lavar los platos.

Llamar a la pastelería.

Descansar.