Manías gastronómicas de personajes de ficción

Esas manías son parte de su indiosincrasia, los identifican de una forma única y los hacen parecer más reales.

El detective Carvalho, de Manuel Vázquez Montalbán, es un gastrónomo y James Bond, de Ian Fleming, es muy particular acerca de sus cócteles y no le gustan que revuelvan sus martinis.

En las historietas vemos como a Mafalda, de Quino, no le gusta la sopa y es un tema recurrente en esta tira cómica. Popeye, el personaje de E. C. Segar, adora las espinacas en lata, que le proporcionan su fuerza sobrehumana. Carpanta, de Escobar, siempre está buscando algo de comer, cualquier cosa para calmar su hambre, y casi nunca lo consigue.