Meriendas saludables

La mayoría de los niños y adolescentes van directamente a la cocina a comer algo en cuanto llegan a casa del colegio.

bocadillo de una rebanada

Cualquier padre con hijos en edad escolar, probablemente ha notado que al llegar a casa después del colegio, los niños y adolescentes van rápidamente a la cocina a comer algo. No es de extrañar que la mayoría de los niños tengan hambre cuando regresan del colegio. Cuando terminan la tarde en la escuela, ya ha pasado tiempo desde la hora de la comida y están listos para comer algo más. Si este es el caso, hay que asegurarse de que haya algo saludable para merendar o, si ya han merendado, algo saludable para picar que satisfaga su hambre pero no arruine su apetito para cenar.

Meriendas y refrigerios saludables

En primer lugar, hay que considerar el horario de comidas que tienen establecido para determinar cuan hambrientos estarán al llegar a casa. Los niños más pequeños suelen tener tiempo para tomar un refrigerio a media mañana, pero los más mayores generalmente no lo hacen. Conocer las rutinas en cuanto a comidas y los menús escolares de su hijo ayuda a determinar qué bocadillos son los mejores para ellos a la hora de la merienda.

En segundo lugar, la palabra saludable significa que no se debe ofrecer alimentos o bebidas que contengan mucho azúcar. El agua o la leche son las mejores bebidas a la hora de la merienda. Pero si es tarde y la hora de la cena está cerca, es mejor beber sólo agua porque la leche puede llenar mucho.

Es mejor que tengan opciones

Si les pregunta a sus hijos sobre los tipos de bocadillos que preferirían después de la escuela y pueden elegir, es mucho más probable que se decidan por las meriendas más saludables. Deben darse cuente de que hay alternativas a los bollos de pastelería, las patatas fritas, los refrescos y otros bocadillos con nutrientes escasos. No es necesario prohibir terminantemente tales alimentos, pero son cosas que se deben consumir a diario. Si los niños participan a la hora de escoger su alimentación, incluso al ir a la compra, aprenden cómo tomar decisiones saludables por sí mismos.

Claro, que no hay que esperar que sus hijos se preparen muchos bocadillos ellos solitos. Si se van a ofrecer cosas como fruta o verduras frescas, hay que asegurarse de que estén lavadas y preparadas para que esos niños hambrientos puedan simplemente abrir el refrigerador, escoger algo y comer.

Es posible que los adolescentes deseen preparar sus propios bocadillos, que puede ser el caso si están acostumbrados porque han ayudado a preparar sus meriendas durante algún tiempo. Todo lo que hay que hacer es asegurarse de que la comida esté disponible. Cuando se trata de fruta y verdura más laboriosas de preparar y no se va a estar en casa cuando lleguen del colegio, se pueden dejar instrucciones escritas.

Ideas de saludables

Verduras y hortalizas frescas y una salsa para mojar

Son una opción excelente para adolescentes y niños de cualquier edad. Desea asegurarse de ofrecer un aderezo bajo en grasas y calorías. Puede utilizar apio fresco, zanahorias, brócoli u otras verduras recién cortadas. Cuando sepan que la salsa está disponible, hará que las verduras sean más atractivas para su hijo. Este es un bocadillo que es bueno para los niños de cualquier edad.

Hormigas sobre un tronco

Son barquitas de apio rellenas con mantequilla de cacahuete con uvas pasas, sin semillas, encima. A los niños más pequeños les encanta.

Fruta fresca

Es una buena idea tener un buen suministro de las frutas más comunes, como manzanas, naranjas o plátanos, y otras frutas disponibles. Siempre se pueden añadir las frutas favoritas de los niños y que elijan alguna a la hora de la merienda. También se pueden lavar, cortar y acompañarlas con queso, yogur o una salsa de queso blando.

Leche con galletas o bizcocho

Un vaso de leche y un par de galletas es una buena merienda. Se trata de que no se coman el paquete. Es igualmente saludable un vaso de leche con un trozo de bizcocho casero.

Bocadillos

Se pueden hacer muchos tipos de bocadillos saludables y son una buena opción para la merienda. Si se trata de un tentempié, es mejor decantarse por bocadillos abiertos, con sólo una rebanada de pan.