El gratinador o el grill del horno

Se cocina con calor radiante situado encima de los alimentos.

Los alimentos se asan con calor radiante que proviene de una fuente situada sobre los alimentos.  Los resultados son parecidos a los producidos cuando se asa a la barbacoa, la parrilla o la plancha, incluso cuando se usa el grill del horno y es un espacio cerrado.  

Se cocina con calor fuerte y es un método muy rápido, así que se utiliza con cortes tiernos de carne, pollo, pescado, y con algunas verduras. Los alimentos resultan jugosos, con un sabor rico y un apetitoso color dorado.

Casi todos los hornos de cocina tienen un elemento gratinador en la parte superior, pero también se puede encontrar el gratinador como elemento independiente.  El gratinador puede ser de gas o eléctrico. En las cocinas profesionales se encuentra también un gratinador de baja intensidad, la salamandra, que se utiliza para fundir el queso o para dorar la parte superior de algunos platos antes de servirlos.

Puntos a tener en cuenta al usar el gratinador o el grill

El gratinador suele alcanzar temperaturas muy altas.

Cuando se asa con el grill del horno o el gratinador, debe calentarse a la potencia máxima. La temperatura se regula por la distancia de la bandeja al grill.

Las temperaturas más altas suelen utilizarse para cocinar piezas finas y carne que debe quedar poco hecha.

Las temperaturas más bajas se usan para asar piezas gruesas o más grandes, o carne que debe quedar bien hecha.

El grill debe estar bien caliente antes de poner los alimentos debajo, así la superficie de los alimentos se sella rápidamente y se verán las marcas de la rejilla.

Si los alimentos que se van a cocinar bajo el grill no son muy grasos, pueden pintarse con aceite, o con otra grasa, para que no se peguen a la rejilla y para que se mantengan jugosos. Pero hay que tener cuidado con poner demasiado aceite puesto que el grill se calienta mucho y si hay salpicaduras de grasa, podrían causar un incendio.

No se deben tocar demasiado los alimentos que se están cocinando bajo el grill. Basta con darles la vuelta una vez para que se hagan por los dos lados.

Por supuesto, el gratinador se utilizar también para fundir el queso de algunos platos, como los canelones y la lasaña, y dorar la superficie.

Como en todo, alcanzar la perfección es cuestión de práctica. Cuando se utiliza varias veces se puede conocer el comportamiento del aparato que estamos utilizando, el grosor ideal de la carne para que quede hecha por dentro y por fuera, y se dore hasta el punto que se prefiere

lasaña gratinada