Comida para inocentes

El día de los Inocentes, los cocineros también pueden gastar bromas con la comida que sirven.

El Día de los Inocentes es el día perfecto para gastar una broma con la comida que se sirve. Se puede engañar a todos los comensales tanto a la hora de la comida, como al servir e postre o la hora de la cena. No creerán que se les esté sirviendo tarta como plato principal y espagueti de postre o perritos calientes que no lo son. Casi nadie se espera este tipo de inocentada.

¿Pastel de cerezas o pastel de carne?

Solamente hace falta darle una forma diferente al pastel de carne ordinário. Cada uno puede usar su receta favorita para hacer pastel de carne, pero se mete en el horno en dos moldes redondos de 22 cm en lugar de hacerlo en un molde de pan. Habrá que reducir el tiempo de cocción, ya que el pastel de pastel de carne será mas fino.

Mientras se los pasteles de pastel de carne están en el horno, se prepara un puré de patatas cremoso. Después de sacar las tartas del horno y desmoldarlas, se extiende una capa de puré de patatas sobre uno de los pasteles, como relleno, y se cubre con el segundo. El resto del puré de patatas se usa para cubrir la parte superior, como si fuera grasa, y los lados, si fuera necesario. La parte superior se decora con tomates cereza cortados por la mitad.

Espagueti de postre

Dado que se ha servido una “tarta” como plato principal, no tendría nada de raro comer espagueti como postre. Para hacerlo, cortamos un bizcocho en tirar finas. Repartimos el bizcocho en cuencos individuales y echamos en cada uno un poco de nata líquida, ligeramente montada, o helado, parcialmente fundido, con una manga pastelera a la que hemos colocado una boquilla redonda fina. El bizcocho y la nata, o helado, se mezclan con movimientos envolventes de forma que se parezcan a espagueti. Congelamos la mezcla hasta que la nata, o helado, se solidifique, unos 15-20 minutos. Una mermelada de fresa puede hacer las veces de salsa de tomate y el coco rallado puede resultar un queso convincente.

Falsos perritos calientes y patatas fritas

A los niños les encantará comer falsos perritos calientes con patatas fritas el día de los inocentes y será una sorpresa porque son dulces. Para hacerlos, se pela un plátano pequeño y se cubre con mantequilla de cacahuete por todas partes para darle la apariencia de un perrito caliente. Se sirve en un brioche alargado, como los que se usan para hacer los auténticos perritos calientes, con un poco de mermelada de fresa o mermelada de frambuesa para que parezca salsa de tomate. Puede que la confitura de tomate haga un mejor papel.

Para hacer las patatas fritas de pega, se pelan algunas manzanas y se cortan de la misma forma que cortaríamos las patatas fritas a la inglesa. Los trozos de manzana se pasan por una mezcla de azúcar y canela. Después se hacen hasta que queden dorados, 8-15 minutos, en el horno precalentado a 200-220º C. Se sirven con la misma salsa de tomate falsa que se use para los perritos calientes. Qué almuerzo tan divertido.

La bebida también puede formar parte de la broma

Una gelatina de limón cuajada en un vaso con una pajita parece auténtica limonada, incluso se puede decorar el vaso con una rodaja de limón. La sorpresa llega al intentar beber esa limonada. Si se usa como líquido para hacer la gelatina gaseosa o cava, muy fríos, Parecerá que la limonada tenga burbujas… aunque esto puede estropear la inocentada porque las burbujas no subirán a la superficie.