Un día en el circo

Un circo es algo un poco loco, con muchos colores y muy divertido. Esta sensación se puede plasmar en la decoración y en la comida.

¿A qué niño no le gusta el circo? Son muy pocos. Los animales, los payasos, los acróbatas maravillan y asombran a los niños, y a los adultos que son jóvenes de corazón. Se puede recrear esta magia en casa al usar el circo como motivo para una fiesta infantil.

El ambiente

Los animadores de fiestas infantiles frecuentemente vienen vestidos como payasos ¿Por qué no disfrazar también a los invitados? No tienen que ser todos payasos. Un bañador decorado con lentejuelas sirve para una trapecista y unos leotardos igualmente decorados vestirán a un hombre forzudo.

Globos y telas de rayas pueden servir para decorar la habitación de forma que parezca una carpa de circo. Cubre la mesa en la cual se servirá la merienda con un mantel de lunares. Decora los platos de cartón para que parezcan caras de payasos. Se pueden pegar lazos, botones y unos zapatones de cartulina a los vasos de plástico para convertirlos en el cuerpo de los payasos cuyas caras hemos pintado en los platos. Si hay tiempo, se pueden decorar platos y vasos como otros artistas de circo.

La comida

Una visita al circo siempre se acompaña con comida diferente y divertida. Lo típico son las palomitas de maíz y los cacahuetes, que se pueden servir en bolsas de colores brillantes. Es mejor servir los cacahuetes con su cáscara y que dejar que los niños disfruten del proceso de sacarlos.

 Las golosinas más saludables pueden incluir galletas con forma de animales de circo o se pueden hacer dulces de masa de hojaldre cubierta con azúcar con formas de animales. Si se hacen galletas con forma de zapatones de payaso pueden decorarse con cobertura de varios colores y con lazos de regaliz. Se pueden usar esos cortadores de galletas con forma de animales de circo para hacer bocadillos. Lo mejor es un relleno simple, como jamón, queso o pasta para sándwiches. También se podrían usar con masa de hojaldre.

Si se trata de una merienda-cena, se podría hacer una pizza con forma de carpa de circo fácilmente dándole esa forma a la masa y decorando la parte superior con queso y la inferior con tiras de pimiento que imiten las rayas de la lona.

¿Una ensalada? Se puede hacer una cara de payaso con verduras frescas. Las tiras de pimiento naranja pueden ser el pelo del payaso. Las aceitunas negras sirven como ojos. Un tomate cereza servirá como nariz. Dos cucharaditas de mayonesa son las mejillas, mientras que se puede formar la boca con tiras de pimiento rojo. Se puede hacer un collar con apio y zanahorias.

Bolas de melón en palillos de dientes pueden servir como globos y las rodajas de plátano se pueden servir como golosinas para monos. Otras golosinas que se encuentran en las ferias que se montan alrededor del circo son las manzanas de caramelo, el algodón de azúcar hilado y los cucuruchos de helado. Es muy fácil convertir un cucurucho en un payaso. Basta colocarlo boca abajo en un plato, cubierto con papel encerado, y decorar el helado como una cara. El cono será el sombrero. Si se ablandan demasiado, se pueden poner en el congelador un buen rato antes de decorarlos. Por supuesto, se guardan en el congelador hasta el momento de servirlos.