pimientos

Los pimientos pertenecen a la familia de las solanáceas, al igual que los tomates, las patatas y las berenjenas. Tanto los pimientos dulces como los picantes pertenecen a la especie capsicum.

Los pimientos tienen un cuerpo jugoso y crujiente pero están huecos. Las semillas se encuentran agrupadas justo debajo del rabo. Pueden tener varios colores: verde, morado, rojo, naranja, amarillo.

Deben escogerse pimientos con la piel tersa y brillante, sin puntos oscuros o blandos, ni estrías.

Se lavan y se dejan entero si se van a asar así. La piel se pela facilmente una vez que se han enfriado hasta el punto de que se puedan manejar sin quemarse.

Si se van a cortar en tiras o en cuadrados, se cortan por la mitad, longitudinalmente y se les quitan las semillas, las membranas blancas y los nervios, antes de cortarlos en la forma deseada.

Si se van a rellenar y tienen una base ancha, se les corta la parte superior, en la parte del rabo, para después quitarle semillas, membranas y nervios, si procede.