La pasta y la dieta saludable para el corazón

Como todo en el área de la nutrición, el impacto de la pasta en la salud cardiovascular es un asunto en investigación activa, sin resultados concluyentes. Aunque hay disidentes, lo cual es bueno ya que en los desacuerdos nacen muchas ideas nuevas, la mayoría de los expertos coinciden en que la pasta es un alimento saludable para el corazón. Y mucho más cuando se trata de pasta integral.

La pasta está hecha de trigo duro. Es muy fácil encontrar pasta de harina integral. Las harinas integrales lo son porque se hacen con todo el grano integral, es decir, el grano entero que y se muelen tanto el salvado como el germen. Cuando se refina la harina se eliminan ambos. Pero como la harina integral conserva el salvado y el germen, es una mejor fuente de fibra. Y la fibra es una parte importante en una dieta saludable para el corazón.

La pasta integral es típicamente una buena fuente de folato, una forma de la vitamina B, que es también importante en la dieta del corazón. Contiene también hierro, necesario para la formación de los glóbulos rojos, niacina (vitamina B3), tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2) y otros compuestos son también parte del  grano entero. Esos nutrientes, junto con la vitamina E, fósforo, magnesio y otros minerales que se encuentran en pasta, ayudan a regular la presión arterial. Ese es un aspecto importante de la salud cardiovascular, ya que el corazón y los vasos sanguíneos son, obviamente, parte del mismo sistema.

Además de sus atributos intrínsecos, la pasta integral puede ser la base de muchas recetas saludables para el corazón y el sistema circulatorio. Debido a su forma, textura, y robustez, lo fácil que es de cocinar, y que está muy buena, la pasta se convierte en el ingrediente central de muchos platos deliciosos.

Siempre que se tenga cuidado con que las salsas y los ingredientes añadidos se hayan cocinado pensando en  el corazón y se encuentren en  las proporciones adecuadas, los platos de pasta pueden resultar una comida saludable para el sistema cardiovascular. La pasta en sí es baja en calorías, colesterol y grasa. Una porción de pasta (media taza de pasta cocida) de pasta integral cocida tiene alrededor de 100 calorías y poco más de medio gramo de grasa.

La pasta primavera ligera, por ejemplo, es un gran plato para quienes buscan una receta de pasta que sea buena para el corazón, a la vez que sabrosa.

Siempre y cuando se haga un uso juicioso de las salsas, carne,  y otros ingredientes que a menudo se añaden a la pasta, se puede disfrutar de ella con frecuencia y mantener una dieta saludable para el corazón. En los países mediterráneos lo hacemos, y tenemos una incidencia mucho más bajas de enfermedades cardiovasculares que cualquier otra cultura.

pasta primavera