Lichi

El lichi es el fruto de un árbol tropical del mismo nombre.

El árbol es originario del sur de China pero se cultiva también en otras partes de Asia y en EE. UU. El fruto es del tamaño de una uva grande, o una ciruela pequeña, y crece en racimos.

Los lichis tienen una cápsula rugosa, de color rosa fuerte a marrón, y una pulpa blanca, con un sabor y textura parecidos a los de una uva, pero la pulpa es más firme. Tienen un hueso largo y ovalado que no está pegado a la pulpa. Son fáciles de pelar.

Cómo se usan y cómo se conservan

Los lichis se pueden encontrar frescos, envasados, o secos. Los lichis pierden muy poco al enlatarlos. Una vez escurridos, puede usarse de la misma forma que los frescos.

Los lichis secos son más difíciles de encontrar. Son marrones y arrugados, como una pasa. Se les conoce también como nueces lichi.

El lichi en la cocina

Los lichis frescos se ponen como fruta o en macedonias.

Pueden cocerse con almíbar y se añaden a platos de pato o pollo cocinados al estilo chino.