Salsas derivadas de la bechamel

Salsas derivadas de la bechamel o salsa blanca

Salsa de nata - Antes de servir, mezclamos 125-250 ml de nata líquida, templada, con 1 litro de bechamel caliente. Servir con verduras al vapor o asadas, pescados, jamón asado, y pasta.

Salsa de perejil - Mezclamos 4 cucharadas soperas de perejil fresco, finamente picado, con 1 litro de bechamel o salsa blanca. Va bien con cerdo, especialmente jamón cocido, pescado o verduras.

Salsa al estragón - Mezclamos 4 cucharadas soperas de estragón fresco, finamente picado, con 1 litro de bechamel o salsa blanca. Va especialmente bien con pollo, también con cerdo.

Salsa de apio - Hervimos, o salteamos en mantequilla, 5-6 ramitas de apio y las hacemos puré. Incorporamos este puré de apio y 3-4 cucharadas soperas de zumo de limón, colado, a la bechamel o salsa blanca. Esta salsa va bien con pollo o jamón.

Salsa de mostaza - Mezclamos 3-4 cucharadas soperas de mostaza preparada con 1 litro de bechamel o salsa blanca. Para darle mas sabor, podemos usar una mezcla a partes iguales de leche y caldo de carne o pescado. Va bien con salchichas, carne a la plancha, y pescado azul, a la parrilla o asado.

Salsa Mornay - Ponemos 1 litro de bechamel o salsa blanca en un cazo y calentamos. Cuando está a punto de hervir, añadimos 4 cucharadas soperas de queso Gruyère rallado, y dos cucharadas de queso Parmesano, también rallado. Seguimos calentando despacio justo hasta que el queso se disuelva en la salsa. Retiramos el cazo del fuego y añadimos 25-50 gramos de mantequilla, removiendo lentamente hasta que la mantequilla se derrita y se mezcle con la salsa. La salsa Mornay es un gran acompañamiento para la ternera asada, pollo, huevos, verduras y pasta.

Salsa de queso - Justo antes de servir, mezclamos 150-200 gramos de queso rallado fino y 2 cucharaditas de mostaza en polvo a la bechamel, o salsa blanca, caliente. El queso se fundirá en la salsa. La salsa de queso acompaña a verduras, especialmente coliflor o patatas al vapor, pasta, huevos, y ciertos pescados.

Salsa inglesa de queso - Calentamos 1 litro de bechamel, o salsa blanca, en un cazo. Añadimos 6 cucharadas soperas de queso Cheddar, rallado, 2-3 cucharaditas de mostaza en polvo, y 1-2 cucharaditas de salsa Worcestershire. Seguimos calentando, despacio, hasta que el queso se deshaga. Servir con pasta, huevos o pescado blanco.

Salsa Soubise - Calentamos 2 cucharadas de mantequilla en una sarten y freímos 400 gramos de cebolla, pelada y picada, a fuego bajo hasta que se ablande y se ponga translúcida. Añadimos la cebolla a 1 litro de bechamel, o salsa blanca, justo cuando empieza a hervir. Dejamos hervir la salsa jundo con la cebolla a fuego lento durante 15 minutos. Pasamos la salsa por el chino o un pasapurés.

Salsa de champiñones - Salteamos 200 gramos de champiñones, en láminas finas, en 50-60 gramos de mantequilla, hasta que estén hechos. Añadimos los chamipñones a 1 litro de bechamel, o salsa blanca, caliente. Podemos usar una mezcla de leche y caldo de verduras como líquido para la salsa. Va bien con pollo, asado o cocido.

Salsa de gambas - Podemos usar una mezcla a partes iguales de leche y fondo de pescado como líquido para la salsa. Calentamos 1 litro de bechamel o salsa blanca e incorporamos 300 gramos de gambas, cocidas, peladas y picadas; 2 cucharaditas de pasta de anchoas, y 3-4 cucharadas soperas de ketchup de tomate. Esta salsa es ideal para acompañar al pescado blanco, especialmente hervido o al vapor.

Salsa de anchoas - Si no tenemos tiempo para hacer una salsa de gambas, una salsa de anchoas también queda bien. Basta incorporar 4 cucharaditas de pasta de anchoas a 1 litro de bechamel, o salsa blanca, caliente. Y mejor si preparamos la salsa con una mezcla de leche y fondo de pescado.

Salsa templada de rábano - A medio litro de salsa blanca o bechamel, le añadimos 3 cucharadas de rábano rallado, media cucharadita de azúcar, y 1 cucharada de vinagre, o al gusto, y calentamos la salsa suavemente, sin permitir que hierva, antes de servirla. Esta salsa va bien con vacuno asado o a la parrilla. También se sirve con trucha, caballa, o arenques, fritos o a la parrilla.