Una fiesta hawaiana

La comia para un luau incluye frutas tropicales.

Seguro que podemos hacer una fiesta hawaiana en verano, en la playa, pero es una opción a considerar en otras ocasiones. Cuando el otoño se convierte en invierno y los días son cortos, o a mediados del invierno, a los que estamos lejos del ecuador nos quedan cielos grises y suelos fríos. Es esos momentos que empezamos a soñar con climas tropicales y cálidos y nos apetecería saltar a un avión. Dado que las vacaciones pueden no estar cerca ¿por qué no crear nuestro propio pequeño oasis tropical aquí, en casa, y celebrar un luau?

Una fiesta hawaiana es una forma magnífica de combatir la depresión invernal. Se puede subir la calefacción y crear un ambiente tropical. Si se ven luces tan brillantes como la luz del día, flores de colores, reales o de plástico, y a un buen grupo de amigos usando camisas de colores brillantes y faldas de hierbas, aunque sea sobre ropa interior térmica, y se disfruta de algunas delicias tropicales ¿A quién no se le levanta el ánimo?

Comida y bebida al estilo hawaiano

La comida y las bebidas son un elemento clave de cualquier celebración y no lo podrían ser menos en una fiesta hawaiana.

El plato principal

El cerdo parece ser el alimento más asociado con un luau hawaiano. No es necesario volverse loco y asar el cerdo entero con una manzana en la boca, al menos no en una casa particular. Bastará con un jamón asado con piña y un simple glaseado de azúcar moreno. Incluso se puede conseguir un jamón barato cuando los supermercados quieren rematar las existencias sobrantes después de las vacaciones invernales.

Las costillas a la barbacoa son otra buena opción. Las costillas se adoban en salsa de soja, zumo de piña y otros condimentos como el ajo y la mostaza seca. Si hace demasiado frío para usar la barbacoa en la terraza, se pueden asar las costillas en el horno y terminarlas unos minutos con el gratinador para que tengan el aspecto de costillas hechas en la parrilla.

Si se está pensando más en aperitivos y cosas para picar, las albóndigas se pueden comer con los dedos pero son más consistentes que un canapé. Se pueden hacer en el horno, en lugar de freírlas, y hacerles una salsa barbacoa de piña, parecida a la de las costillas, pero añadiéndole también trozos de piña en lugar de usar solo zumo de piña. El jamón, cocido o asado, también se puede cortar en dados y prepararlo de la misma manera.
Se pueden usar palillos de dientes para pinchar las albóndigas o los dados de jamón si vienen con salsa.

ambiente hawaiano