Congelar

Los alimentos congelados conservan casi todas sus propiedades. Son la mejor opción después de los alimentos frescos.

Congelamos fruta

La fruta debe estar bien lavada. Muchas frutas se congelan mejor si se blanquean en agua hirviendo antes.

Una forma de congelar la fruta de hueso, como los albaricoques, melocotones y nectarinas, es lavarla, quitarle el hueso y cubrirla con un almíbar hecho con 600 g de azúcar por cada litro de agua. Una vez congelada durará 12 meses. Este método también se puede usar con fruta blanda o bayas.

Para congelar fresas y frambuesas, se lavan, se les quitan los tallos y se extienden sobre papel encerado o papel de aluminio. Se cubren con azúcar y se congelan. Se pasan a bolsas de plástico una vez congeladas. Se conservarán bien 12 meses.