Olla de cocción lenta

Hay muchos modelos de olla eléctrica de cocción lenta, pero todos tienen algunas características comunes.

Las ollas de cocción lenta son aparatos eléctricos que cocinan los alimentos con un calor suave y constante durante largos períodos de tiempo.

La unidad está sellada y la evaporación del líquido es muy baja. Es un aparato ideal para cocinar platos con líquido, como guisos, estofados, sopas o salsas. En particular, quedan muy bien los cortes de carne más baratos que tienen abundante tejido conectivo y carne magra, pues con la cocción lenta gran parte del tejido conjuntivo de la carne se gelatiniza y pasa al líquido del estofado, haciendo que su sabor sea más intenso, así como su textura, sin que las fibras musculares se vuelvan correosas.

Es casi imposible que los alimentos se quemen, incluso cuando se cocinan de más, porque la temperatura de cocción es muy baja. La olla eléctrica de cocción lenta no requiere atención constante. La comida se puede poner en la olla de cocción lenta por la mañana y estará lista por la tarde, al volver del trabajo. Igualmente, la olla eléctrica de cocción lenta podría cocinar durante la noche.

Tiene un consumo eléctrico muy bajo y no necesitan mucha potencia. Consumen menos energía que un horno eléctrico y pueden funcionar con la electricidad generada por muchas de las placas solares. Muchos modelos pueden cocinar a una temperatura determinada durante el tiempo establecido y después mantener la comida caliente.

El recipiente es más fácil de limpiar que las cazuelas convencionales porque la comida casi no se pega. Y si se hacen guisos que se sirven como plato único, hay que lavar menos cacharros y menos platos.

Para que todo se cocine bien, se debe llenar la olla hasta la mitad o 3/4 y cocinar la comida durante el tiempo recomendado. Tampoco debe llenarse más de 3/4  de su capacidad.

El recipiente debe estar a temperatura ambiente antes de empezar a cocinar. Siempre se debe cocinar con la tapa puesta. La olla eléctrica de cocción lenta no calienta lo suficiente como para compensar la pérdida de calor y humedad que ocurre al cocinar sin tapadera.
No se debe levantar la tapa durante las primeras dos horas de cocción para permitir que el calor se acumule de manera eficiente. Y si se la olla se destapa después para añadir otros ingredientes, deberá seguir cocinando después el tiempo suficiente para que los alimentos añadidos se hagan bien.

No todo son ventajas. Siendo un aparato eléctrico, dejará de funcionar si hay un corte de energía, así que no se debería dejar desatendida en los lugares donde el suministro eléctrico no es fiable. La olla de cocción lenta ocupa espacio en la encimera y esto se debe tener en cuenta antes de adquirir una.

Cocinar con la olla de cocción lenta

Arroz y pasta

El arroz y la pasta quedan mejor si se cocinan a temperatura alta durante el menor tiempo posible.
El arroz de grano largo da mejores resultados en la olla eléctrica y es el que se debe usar, a menos que la receta indique otra cosa. Si el arroz todavía no está hecho al final de la cocción, se añade 1 taza a 1 taza y media de líquido y seguimos cocinando 20-30 minutos más.
La pasta debe añadirse a la olla eléctrica durante los últimos 30-60 minutos del tiempo de cocción.

Legumbres

Es mejor añadir las legumbres ya cocidas a la olla eléctrica.

No un aparato adecuado para cocer legumbres, aunque ya estén hidratadas. Por una parte, una olla de cocción lenta llena de legumbres tardaría muchísimas horas en calentarse hasta alcanzar la temperatura en la que empieza a cocinar. Y por otra parte, algunas legumbres, como las alubias rojas contienen, toxinas que no se eliminan si no cuecen varios minutos a una temperatura mucho más alta de la que alcanza la olla eléctrica.

Las legumbres envasadas son una buena opción.

Verduras y hortalizas

Las verduras y hortalizas quedan bien al cocerse lentamente y suelen tener un sabor más intenso. No se pasan de la forma que ocurre al cocerlas sobre el fogón o en el horno.
Cuando se prepara una receta con verduras, hortalizas y carne, las verduras y hortalizas deben colocarse  en el fondo, cerca de la fuente de calor, y se pone en la olla antes que la carne. Las hortalizas suelen tardar más tiempo en cocinarse que la carne y quedan mejor cuando se cocinan dentro del líquido de cocción. Las verduras de hoja verde muy delicadas podrían añadirse después, cuando el resto de los alimentos están casi hechos.

Leche y productos lácteos

La leche, nata líquida o nata agria se separan cuando se cocinan durante períodos largos. Deben añadirse durante los últimos 15-30 minutos de cocción.

La leche y otros productos lácteos pueden sustituirse por latas de sopa concentrada cuando es necesario someterlas a una cocción prolongada.

Sopas

Primero se ponen los ingredientes de la sopa en la olla eléctrica y después se añade el líquido.
Si la sopa queda demasiado espesa, siempre se puede aclarar añadiendo un poco de líquido antes de servir.

Carne

Se debe quitar la grasa a la carne antes de ponerla en la olla. La grasa no se elimina, como ocurre cuando se fríe, y se queda en el líquido. De todas formas, siempre que haya suficiente líquido, la carne no se pegará si hay suficiente líquido.

Si se lava la carne, secarla con papel de cocina antes de echarla.

Aunque no es imprescindible hacerlo, dorar la carne antes de cocinarla en la olla eléctrica permite retirar la grasa que se funde. También hace que la carne resulte más sabrosa y que tenga mejor color.

La carne debe colocarse de forma que no toque la tapadera de la olla eléctrica.

Dependiendo del tamaño de la pieza de carne, añadir más o menos verduras y hortalizas para llenar la olla al menos hasta la mitad.

Las carnes magras se cocinan más rápido que las que tienen más grasa y tejido conectivo. La carne con hueso también tarda más tiempo.

Si la carne se va a hacer junto con otros alimentos ya cocinados, es mejor cortarla en trozos no muy grandes. Se debe trocear cuando se cocina con legumbres ya cocidas, o con hortalizas que se hacen rápido, como los espárragos, calabacines, berenjenas o cebolla picada. Así todo se hará al mismo tiempo.

Pescados

El pescado se hace muy rápido y debe añadirse al final del tiempo de cocción, durante los últimos 15 a 60 minutos, dependiendo del tamaño.

Líquidos

Cuando se adapta una receta convencional a la olla eléctrica de cocción lenta, se debe reducir la cantidad de líquido a la mitad. Como no hay evaporación, no se pierde el jugo que sueltan los alimentos al cocinarse y la cantidad de líquido se incrementa notablemente durante la cocción.

Algunas recetas necesitan que el líquido que se añada ya esté caliente.

El líquido de cocción puede espesarse con algún tipo de almidón para hacer una salsa. Si hay demasiado, se puede colar y congelar una parte para usarlo como caldo en una sopa o en otro guiso.