Salsa para asados

Descripción

Este es el famoso gravy inglés, que se hace aprovechando parte de la grasa y el jugo del asado. Sirve para acompañar al roast beef, cerdo asado, pavo, pollo, en incluso caza. La salsa se hace normalmente en la misma fuente del asado, así que se usa una fuente de horno que también se pueda poner directamente al fuego.

Ingredientes

25 g harina (1 cucharada)
500 ml caldo (del tipo adecuado al asado)
  sal y pimienta (pimienta negra, recién molida)

Instrucciones

  1. Pasamos la carne, una vez asada, a una fuente, manteniéndola caliente, y retiramos casi toda la grasa de la fuente de horno, dejando unos 30 ml (2 cucharadas soperas)
  2. Ponemos la fuente al fuego, y rascamos el fondo para soltar el jugo caramelizado. Añadimos la harina y removemos vigorosamente para que se mezcle con la grasa y el jugo del asado, y dejamos que se dore, unos 2 minutos.
  3. Añadimos el caldo, mezclamos, y hervimos a fuego lento, removiendo constantemente, hasta que la salsa espese, y dejamos que se reduzca hasta que tenga la consistencia deseada.
  4. Condimentamos con sal y pimienta recién molida, la colamos, si hiciera falta, y servimos en salsera aparte, al lado de la carne.
Rendimiento
500 ml
Tiempo de preparación
5
Tiempo de cocción
20
Tiempo total
25 minutos

salsa para asado de cerdo

Para hacer una salsa de cebolla asada, asamos 250 g de cebollas, peladas y cortadas en rodajas muy finas, con un poco de aceite a 220º C durante 20 minutos, o hasta que empiecen a dorarse por el borde. Se puede asar la cebolla en el horno al mismo tiempo que el asado principal, en otra repisa.

Utilizamos caldo de verduras como base y condimentamos con 1 cucharadita de azúcar morena, 2 cucharaditas de salsa Worcestershire, 1 cucharadita de mostaza en polvo, sal y pimienta al gusto.

La salsa para asados este es un ejemplo de salsas integrales.