Ciruela

Una fruta con hueso típica del verano.

Las ciruelas maduras empiezan a estar blandas y ceden ligeramente al apretarlas. Lo mejor es comerlas de inmediato o meterlas en el friggorífico.

Si todavía están algo duras, se pueden dejar un par de días en el frutero, a tempertura ambiente, y terminarán de madurar.