Prevención de accidentes

Aunque la cocina pueda parecer un entorno muy seguro y ciertamente la profesión de cocinero no se considera una ocupación de riesgo, pueden ocurrir muchos tipos de accidentes. No es tan difícil cortarse con un cuchillo, quemarse al tocar una cacerola caliente o con algún liíquido hirviendo, e incluso resbalar y caerse si algo ha caido al suelo y no se ha limpiado inmediatamente. En el pero de los casos, puede producirse un incendio.