El vino en Nueva York

En el estado de Nueva York también se hace vino.

En los Estados Unidos, California es justamente famosa por sus vinos. Tan famosa, de hecho, que resulta sorprendente para algunos descubrir que Nueva York ha sido durante mucho tiempo un serio competidor en términos de calidad.

El cultivo de la vid y la producción de vino en el estado de Nueva York se remontan a varios siglos atrás. Hace diez mil años, los glaciares de la Edad de Hielo esculpieron una región ideal para el cultivo de las variedades de la vid que producen uvas para vino. Después, cuando los glaciares se derritieron, el efecto de la humedad en el aire se combinó con los acantilados para canalizar brisas marítimas a través de la región y crear un clima perfecto.

Los colonos holandeses ya aprovecharon esta situación hace más de tres siglos y medio y plantaron vides en una pequeña isla que más tarde se llamaría Manhattan. Los holandeses fueron los primeros en plantar vitis vinífera, la especie europea común que forma la base de casi todos los vinos franceses, pero descubrieron que no sobreviviría en esta región más fría. Finalmente, los productores se dieron cuenta de que la vitis vinifera podía injertarse en portainjertos nativos y la producción comenzó en serio.

Valle del rio Hudson

Más al norte, en las áreas de Hudson Valley y Finger Lakes, las primeras bodegas comerciales plantaron vinifera en la década de 1860 y comenzaron una industria que prospera. Hace unas décadas había 19 bodegas, ahora más de 150.

Como ejemplo, aquí en 200 hectáreas hay 28 bodegas que producen unas 1.300 toneladas de Seyval, Chardonnay y en otras 4.000 hectáreas y con una temporada de cultivo de sólo 200 días, otras 58 producen 61.500 toneladas de Riesling, Pinot Noir, Cabernet Franc y otras.

Entre estos viñedos y bodegas se encuentra la famoso Benmarl, la bodega más antigua de América que produce Seyval Blanc y Baco Noir.

Lago Erie

Las masas de aire del Ártico fluyen hacia la región del lago Erie, pero obtienen el agua condicionada por los Grandes Lagos y quedan atrapadas por la meseta de Allegheny para proteger las vides de las temperaturas extremas.

El área más grande fuera de California (si se incluye la superficie de Pennsylvania), con 20,000 acres bajo cultivo, la producción de uva es de 121,697 toneladas. Principalmente variedades de vitis labrusca, Seyval y Riesling de vitis vinifera. Las variedades de labrusca conocidas como Concord y Niagara se usan más para hacer zumo de uva que para hacer vino. Aunque el 90% de las uvas de la región de Concord se utilizan para hacer zumo de uva, hay unos pocos viñedos que cultivan variedades europeas para la vinificación.

Long Island

Conocida como la Burdeos de Nueva York, Long Island es la zona vinícola más nueva y de crecimiento más rápido. A unos 160 km al este de la ciudad de Nueva York, la isla se divide en el North Fork y el South Fork separados por la Gran Bahía de Peconic. La bahía y el océano Atlántico moderan la temperatura, creando condiciones favorables para cultivar Merlot, Chardonnay y Cabernet Sauvignon.

Aunque son pequeñas, con solo 650 hectáreas y 4.800 toneladas de uva como producción, las 24 bodegas ubicadas aquí están produciendo añadas galardonadas.