Ruibarbo

La parte del ruibarbo que se aprovecha es el tallo de la planta, pero se usa como una fruta.

Deben escogerse tallos gruesos, tiernos pero firmes y crujientes. Deshechar los tallos finos y flojos.

Deben quitase cualquier pieza de las hojas que quede porque son venenosas. Se corta también el extremo de la raíz, si fuera necesario. Si la piel es dura y fibrosa, puede pelarse. Después se corta en trozos y se cocina.

Se aprovecha el 85-90% de los tallos sin hojas.