Pescado azul

Se consideran pescado azul aquellas especies que tienen 5-15% de grasa distribuida por el cuerpo.

El pescado azul tienen carne de color más oscuro y llega a ser naranja en el caso de la trucha o el salmón. Suelen ser pescados redondos. El pescado azul es más difícil de digerir por su contenido graso, por eso asarlos a la parrilla es un método de cocción popular, pues pierden parte de la grasa.

Anguila

Es un pez de agua dulce Suelen tenerlo vivo en las pescaderías y el pescadero lo mata y lo limpia en el momento al comprarlo fresco. La anguila es muy sabrosa. Se puede freír, asar a la parrilla o cocerla y también queda muy bien en sopas y guisados. La anguila también se encuentra ahumada.

Las crías de la anguila son las populares y carísimas angulas.

Arenque

Un pescado de agua salada. Es muy sabroso. Cuando se compra fresco, suele encontrarse entero. Puede cocinarse de muchas formas, pero queda especialmente bien a la parrilla. El arenque también se encuentra ahumado, en salazón y en vinagre, en forma de filetes enrollados envasado con verduras encurtidas.

Carpa

Un pescado de agua dulce. Vive en el fango así que coge cierto sabor. Para contrarrestarlo, las carpas suelen sumergirse en agua con sal unas 3 horas antes de cocinarlas. Tienen bastantes espinas. Las carpas pequeñas quedan bien asadas enteras en la parrilla pero las grandes es mejor cocerlas o asarlas en el horno, rellenas o no.

Mújol

Es un pescado bastante graso. Queda mejor al horno, frito o guisado; aunque los ejemplares pequeños pueden hacerse a la parrilla.

Caballa

Un pescado de agua salada. Es excelente a la parrilla cuando se encuentra fresca, pero se estropea rápidamente por lo cual hay que cocinarla el mismo día. Si se quiere para otro día, queda muy bien en escabeche. La caballa también se puede encontrar ahumada y enlatada.

Palometa

Es un pescado de agua salada con un cuerpo bastante plano. Tiene piel brillante y de color metálico. La carne es firme. Se encuentran ejemplares entre 750 g y 2 kg. Se suele vender entera porque se desperdicia una buena cantidad, aunque en la pescadería la preparan quitándole la piel y la cabeza. Después se corta en filetes o en rodajas. Se puede hace guisada, a la parrilla, frita o al vapor, pero siempre suele necesitar una salsa sabrosa. Queda bien en escabeche.

Salmón

Es un pez de agua salada que desova en agua dulce y por eso la pesca del salmón en el río en su temporada es un deporte popular. Es muy sabroso y su carne tiene un color anaranjado, más o menos fuerte. Se encuentra fresco, entero, en rodajas o filetes y las colas de los ejemplares más grandes. También se encuentra congelado. Admite muchos métodos de cocción, ya sea la cocción al vapor y el escalfado, asado a la parrilla o al horno, guisado o como parte de un pastel de pescado.

El salmón también se encuentra ahumado y en lata.

Un salmón fresco se reconoce por sus ojos brillantes, agallas rojas y piel firme, si tiene la cabeza. Si no la tiene, es muy posible que se haya congelado antes. No es un pescado fácil de conservar. Hay que cocinarlo en el día, a menos que se quiera congelar.

Salmonete

Un pescado de agua salada con una piel de color rojizo característico. Su carne es firme y tiene un sabor delicado. Es el menos graso de todos los pescados azules. Los salmonetes quedan muy bien fritos o a la parrilla. Tienen muchas espinas, así que se suelen preparar antes de servirlos.

Sardina

Es un pescado de agua salada. No son demasiado grandes. Se encuentran frescas pero no se conservan muy bien. Se pueden cocinar enteras, asadas o a la parrilla, o limpias de espinas y abiertas en forma de abanico. Las sardinas enlatadas con aceite son fáciles de encontrar.