Haba

Las habas tiernas se usan como una hortaliza. Las habas secas se usan como legumbre.

Se le da el nombre de habas a una planta leguminosa, a sus vaina y sus semilla. Las vainas y las semillas son la parte comestible.

Las habas

Las habas son una buena fuente de carbohidratos, fibra, fósforo, hierro, niacina, vitamina C y ácido pantoténico. Contienen beta caroteno. Las habas son especiales porque el ácido pantoténico y los beta carotenos no son nutrientes típicos de las leguminosas. 

Datos

Las habas se han cultivado en Europa desde los tiempos prehistóricos. Eran un alimento básico en el Antiguo Egipto a pesar de que los sacerdotes egipcios las consideraban un alimento no limpio. También lo fueron para griegos y romanos, aunque Pitágoras las aborrecía y en la Roma antigua se consideraban un planta funeraria, pues la costumbre era terminar un funeral con un una comida de habas. Las habas se usaban para contar los votos en las elecciones romanas.

Uso y conservación

Las habas se pueden encontrar tiernas, en temporada, enlatadas, congeladas o secas. Su temporada va desde la primavera al verano.

Como hortaliza, se deban escoger vainas tiernas y jóvenes, con un color verde brillante, preferentemente uniforme y sin manchas. Se deben evitar las vainas amarillentas y las que están hinchadas pues las semillas pueden estar demasiado maduras para comerlas tiernas.

Las vainas se pueden guardar en el refrigerador, en una bolsa de plástico o, mejor aún, en el cajón de las verduras uno o dos días.

Las habas se congelan bien. Para congelarlas, se blanquean 1 minuto en agua hirviendo, se escurren y se ponen en bolsas. Una vez que las bolsas están a temperatura ambiente, se meten en el congelador.

Las habas en la cocina

Cuando las habas tiernas son muy jóvenes, también se puede comer la vaina. En este caso se usan como si fueran judías verdes. Se lavan, se cortan los extremos y se cortan en 2 o 3 trozos. Después se hierven, o cuecen al vapor, o se cuecen en el horno de microondas. También se pueden desgranar y comer las habas crudas en una ensalada, por ejemplo. En algunas regiones de Italia acostumbran a comer habas tiernas crudas con queso pecorino.

Cuando las habas son más maduras, la vaina se descarta. Entonces se desgranan para hervirlas, cocerlas al vapor o en el horno de microondas, parcialmente o hasta que estén tiernas. Después pueden servirse con una salsa o incorporarse a otras recetas. Cuando son más viejas, es normal quitarles la piel exterior, una vez hervidas, para comer el haba central, de color verde brillante..

Habas hervidas

Cuando son muy tiernas, las hervimos en la vaina, o las cocemos al vapor, durante 7 minutos. Escurrimos las habas, las sazonamos y servimos.

Las habas mas maduras las desgranamos y las hervimos, o las cocemos al vapor, 3 a 5 minutos, dependiendo del tamaño, hasta que estén tiernas.

Puré de habas

Hervimos las habas desgranadas, las pelamos, las machacamos con aceite de oliva o mantequilla y las sazonamos con sal y pimienta. El puré de habas se sirve caliente.

Habas en salsa de perejil

 Calentamos 400 ml de salsa bechamel en un cazo. Añadimos 500 g de habas tiernas, hervidas, y 5 cucharadas de perejil picado. Las cocinamos, removiendo constantemente, 5-6 minutos. Las servimos bien calientes como primer plato o como guarnición.

havas tiernas