La hora del té

Una taza de té alivia cualquier mal, según los ingleses.

Los británicos son grandes bebedores de té, el cual se consume durante todo el día, a veces incluso con las comidas. Según ellos, no hay mal que una placentera taza de té no pueda aliviar. En Gran bretaña existe una tradición definida en cuanto a como servir té y también sobre la hora del té, una pausa que se hace durante la tarde para tomar un estimulante tentempié en forma de té, sandwiches y bizcochos. Aunque no es algo que oucrra a diario en los hogares, se puede disfrutar de esta tradición en los salones de té, hoteles y establecimientos especializados.

La hora del té en casa

Si se va a servir un té según la tradición británica, será necesario preparar una taza de té según sus cánones, y deberán prepararse también sándwiches variados, pasteles, y los famosos scones. Los sándwiches se cortan de forma que se puedan coger con los dedos, ya sea en triángulos o en forma de rectángulos estrechos. En cuanto a pasteles y bizcochos, se puede servir desde un simple bizcocho Victoria a pasteles más sofisticados. Los scones se suelen servir calientes acompañados de mantequilla, mermelada y crema.

Una taza de té perfecta

Hay muchos tipos de té para escoger, y uno de los más populares es el té para el desayuno inglés (breakfast tea) que es un te negro y fuerte, que debe servirse muy caliente. Para ajustarse a la tradición, se debe utilizar te suelto y no té en bolsitas.

La tetera es tan importante como el tipo de té que se va a servir y su calidad. Se prefieren las teteras de porcelana o de loza a las de metal, que pierden el calor muy rápido y eso le da un gusto raro al té. La forma de la tetera también influye en el gusto del té y se prefieren las de forma redondeada. La tetera debe escaldarse antes de echar el té. Se echa agua hirviendo en la tetera y se mueve por todo el interior, para que se caliente. Se deja reposar el agua unos pocos minutos y después se tira, dejando que la tetera se seque al evaporarse los restos de agua caliente.

El té se añade después de haber calentado la tetera. Para tazas de té de tamaño normal, hará falta añadir 1 cucharadita (de 5 ml) por taza, más 1 cucharadita para la tetera.

El agua fresca tiene mayor cantidad de oxígeno, el cual influye en el sabor del té, así pues, el agua para el debe hervirse en el momento y se descarta el agua que ya ha hervido y ha permanecido mucho tiempo en el hervidor. El agua debe estar hirviendo cuando se vierte sobre el té. Tanto es así, que se suele acercar la tetera al hervidor y no al contrario. Como el té se hace en forma de infusión, una vez que se echa el agua caliente, se tapa la tetera y se deja reposar de 3 a 5 minutos.

El té puede tomarse con leche o con limón. El limón se corta en rodajas finas que se sirven en un platito, para que cada persona ponga una en su taza antes de echar el té hirviendo. La leche se sirve, fría, en una jarrita aparte. Suele añadirse una cantidad pequeña y uno de los temas a debate es si la leche debe echarse en la taza antes o después del té. El azúcar también se sirve aparte, para que cada persona añada la cantidad que prefiera.

Si se va a tomar más de una taza de la misma infusión, es una buena práctica poner también una jarra con agua hirviendo para rellenar la tetera. El té se habrá hecho demasiado fuerte mientras se bebía la primera taza y se puede rebajar con un poco de agua caliente.

Cuando se sirve té ehco con hojas sueltas, hará falta un colador pequeño que se utiliza para filtrar el té que cae a la taza, así no tendrá hebras.

Se puede utilizar un cubreteteras (tea cosy) para conservar caliente la infusión. Son populares en las casas, aunque no se vean cuando se toma el té en un establecimiento especializado.

La hora del té moderna

No se ha perdido el gusto por el té; lo que si se ha perdido es la tradicional hora del té,en los hogares y en los lugares de trabajo. Las señoras que pasaban por las oficinas con sus carritos sirviendo tazas de té y pasteles fueron sustituidas por máquinas de té y café hace mucho tiempo. Hoy en día, la hora del té es simplemente la hora de la cena para los niños.

La jornada escolar suele terminar entre las 3 y las 4 de la tarde, dependiendo de sus actividades extra escolares. Los niños suelen estar hambrientos después de haber tomado sólo un almuerzo ligero y la mayoría hace su comida principal entre las 4 y las 5 de la tarde, la hora del té. En este contexto, cuando a un niño le preguntan "¿Quieres tu té?" debe traducirse como "¿Quieres tu comida?" o "¿Quieres tu cena?" y cuando los maestros preguntan en clase sobre lo que los niños tomaron a la hora del té no esperan escuchar que fué té ulong con bizcochos. Esta no es una pregunta que se le haga a los adultos, quienes suelen comer más tarde, depués del trabajo, en un día ordinario, y si hicieron una pausa durante la tarde para tomar té, probablemente fué una taza de té y una galleta.