Melocotón

Es el fruto comestible del melocotonero, un árbol de hoja caduca de la familia de los rosales y los almendros.

Los melocotones

Es una de las frutas con hueso. Como todas las frutas de color amarillo o anaranjado, el melocotón contiene betacaroteno, que se transforma fácilmente en vitamina A. También contiene algo de vitamina C, vitaminas de l grupo B y algunos minerales como fósforo, magnesio, zinc, cobre y manganeso, El melocotón también aporta algo de fibra.

Los melocotones son originarios de China, desde donde viajaron a Persia siguiendo la ruta de la seda. Dicen que las semillas llegaron a la corte de Dar'io en los bolsillos de un prisionero chino.

Llegaron a Europa desde Persia de la mano de Alejandro Magno.  Los romanos se aficionaron a esta fruta persa y los melocotones aparecen en muchos de sus frescos. Italia continua siendo uno de los principales países productores de melocotón.

Los romanos extendieron el cultivo del melocotón por muchos de los países de su imperio. Los viajeros españoles llevaron el melocotón a América en el siglo XVI y ese continente es ahora responsable de la mitad de la producci'on mundial.

Los primeros colonos lo llevaron a Australia.

Descripción

El melocorón es una fruta redonda de 6-8 cm de diámetro. La piel es de color amarillo y rosado, fina y aterciopelada. Es fácil de pelar pero es comestible. La carne es jugosa y compacta, puede ser de color naranja, amarillo o blanco cremoso. Los melocotones tienen un olor característico.

Las paraguayas son una variedad de melocotón y las nectarinas son un híbrido de melocotón y ciruela.

Un melocotón tiene una sola semilla de forma almendrada encerrada dentro de una cáscara muy rugosa. La semilla no es comestible, es venenosa.

Comprar y conservar

Los melocotones de temporada aparecen hacia el final de la primavera y pueden disfrutarse durante el verano. Maduran en el árbol y el proceso para cuando se cogen.  Por ello es importante escoger melocotones maduros.
El color de la piel no es un buen indicador de la madurez de la fruta en el caso de los melocotones, un melocotón con piel muy rosada puede estar duro. Lo mejor es tocar y oler la frute, si se puede; un melocotón maduro cederá ligeramente a la presión y desprenderá un aroma dulce y delicioso.

Si la fruta está verde cerca del tallo es mejor rechazarla.

Es mejor guardarlos a temperatura ambiente,  sin que les alcance la luz del sol, hasta que estén blandos.  Una vez blandos, deben refrigerarse. No duran más que unos pocos días.
Los orejones son melocotones o albaricoques secos, sin hueso. Si son albaricoques, se secan enteros. Se pueden guardar hasta 12 meses. También se pueden congelar.

A los melocotones se les quita el hueso y se secan en bandejas al sol. Se les puede dar un tratamiento previo con azufre para retener el color.

Cómo se cultiva el melocotón

El melocotonero crece en zonas con inviernos fríos y veranos templados para que sus frutos maduren, de 20-25º C es la temperatura ideal. Puede sembrarse a partir se sus semillas, pero las plantaciones comerciales suelen ser injertos.

Hay dos variedades principales, la de hueso suelto es la que más se usa como fruta fresca. La variedad de carne pegada al hueso es la más usada para procesarla comercialmente. La nectarina (prunus peresica var. nectarina) es una variedad del melocotón que tiene la piel lisa. La paragyaya (prunus persica var. platycarpa) es una variedad de melocotón con forma aplastada

El melocotón en la cocina

Los melocotones deben lavarse antes de comerlos. Una vez lavados, pueden presentarse en un recipiente con agua helada, que los mantendrá fríos, o pueden secarse y servirse directamente. La piel y la carne son comestibles. La semilla no lo es.

Pueden pelarse y cortarse en trozos para hacer ensaladas de fruta. Se pueden blanquear, escalfar, cocer, asar o hacerlos a la parrilla, con o sin piel. También se pueden rellenar o triturarlos para hacer zumos y batidos de fruta.
Son una de las frutas que se usan para aromatizar el yogur. Son una de las frutas que más se conserva. Pueden prepararse melocotones en almíbar o al brandy, y también mermelada de melocotón.

Los melocotones secos se pueden comer sin rehidratar y se les considera como un tentempié saludable. Se pueden añadir troceados a bizcochos, pasteles, barritas nutritivas, y cereales de desayuno. También pueden remojarse durante 30 minutos en agua hirviendo o durante 8 horas en agua fría para rehidratarlos. Se usan para hacer salsas dulces, guisado come el curry, o compotas de frutos secos.

Postres con melocotones

Se pueden preparar postres magníficos de melocotón cocinándolos de una forma simple y sirviéndolos con nata, natillas o helado, y acompañados de almendras o nueces tostadas y frutos secos. Para 4 pesronas, se escogen 4 melocotones y se preparan.

En almíbar – Se blanquean los melocotones, se pelan, se cortan por la mitad y se les quita el hueso. Se calientan 100 g de azúcar y 500 ml de agua en un cazo hasta que el agua empiece a hervir; entonces se baja el calor y se deja hervir el agua a fuego bajo durante 5 minutos. Se añaden las mitades de melocotón y se cuecen hasta que estén tiernas. Se puede añadir un poco de kirsch o aguardiente 5 minutos antes de retirar los melocotones del fuego para darles más sabor.

Melocotones al vino – Seguir el procedimiento anterior sustituyendo el agua por la misma cantidad de vino tinto.

Escalfados con piel – Se perfora la piel de los melocotones con un palillo de cóctel y se ponen en un cazo. Se cubren con agua y se añade un poco de azúcar. Se calientan hasta la ebullición y se dejan cocer a fuego lento hasta que estén tiernos. Se retiran los melocotones y se añade más azúcar al líquido de cocción, dejándolo hervir a fuego lento más tiempo para hacer un almíbar flojo que después se vierte sobre los melocotones. Se pueden servir calientes o fríos.

A la parrilla – Los melocotones se pelan, se parten por la mitad y se retira el hueso. Se frotan con mantequilla derretida, azúcar moreno y canela. Se hacen 5-6 minutos bajo el grill del horno o sobre la barbacoa, previamente calentados. Se sirven calientes con nata o helado.

Al horno – Se pelan y se inserta un clavo de olor en la carne. Se ponen en una fuente de horno. Se hace un almíbar con 150 ml de agua y 75 g de azúcar y se vierte sobre los melocotones. Se meten en el horno calentado a 160-180º C y se deja que se hagan hasta que estén cocidos, 20-25 minutos aproximadamente, dependiendo de su tamaño.

melocotones