Cocinamos marisco

Los mariscos son muy fáciles de cocinar cuando se sabe como hacerlo.

Los mariscos se pueden cocer, hacer al vapor, asar a la parrilla o la plancha, o freírse con poco o mucho aceite. Algunos se comen crudos.

El caparazón de casi todos los crustáceos crudos tiene un color gris verdoso y se vuelve rojizo al cocinarlos.

Langosta

Langosta cocida

Se cuece en abundante agua con sal. Se puede poner también 1 zanahoria cortada en rodajas, 1 hoja de laurel y unos granos de pimienta. La langosta recién sacrificda o dscongelada se cuece 15 minutos por cada kilogramo de peso. Necesitará algo más de tiempo si se cuece sin descongelar, 20-25 minutos. Servirla con mahonesa, salsa rosa o salsa americana.

Langosta a la plancha

Las langostas medianas son las mejores para hacer a la plancha. Se parten por la mitad a lo largo, con ayuda de un cuchillo de cocina grande o un machete, y no hace falta que se las dos mitades se separen totalmente. Se deja que las langostas suelten el líquido de la cabeza.

Salamos suavemente las langostas partidas y las untamos con aceite. Las ponemos directamente y dejamos que se cocinen hasta que estén hechas, dándoles la vuelta ocasionalmente, deberán pasar más tiempo boca abajo que boca arriba. Están listas cuando la carne toma aspecto compacto y se separa un poco del caparazón. Tardarán unos 20 minutos.

La langosta a la parrilla o a la plancha va bien con mantequilla fundida o con una salsa de mantequilla.

langosta cocida