Fresa y fresón

Las fresas pertenecen a la familia de las rosas.

La fresa es el fruto de una planta con tallos rastreros, abundantes hojas verdes y flores pecioladas, blancas o amarillentas. Las fresas son pequeñas y redondeadas, terminando en una punta ligera. Tienen un color rosado a rojo vivo, son dulces, suculentas y fragantes.

Las fresas silvestres de bosque son difíciles de encontrar, pero merecen la pena por su apetitoso sabor dulce y su exquisito aroma. Son pequeñitas. Están en su punto cuando son rosadas y blancas.

Los fresones son más grandes y tienen una forma más puntiaguda. Su color suele tender más al rojo vivo. Se venden sin lavar, sueltos o en cestillos, con las hojas y tallos, que ayudan a mantenerlos frescos. Los fresones blandos, aplastados o de color rojo muy oscuro, qu están lieramente pasados, no se pueden servir directamente como fruta de postre, pero sirven para hacer confitura.

Las fresas en la cocina

Para hacer un postre delicioso sy simple, se lavan las fresas, se rocian con zumo de limón o de naranja y se cubren en la cocina. Se refrigeran durante dos horas antes de servirlas.

Las fresas que son algo insípidas, mejoran con un poco de nuez moscada o canela molidas.

fresones