Salsa de tomate para congelar

Descripción

A casi todo el mundo le gusta la salsa de tomate o, al menos, los platos que llevan salsa de tomate. Se encuentra en muchos platos de la cocina italiana, como espagueti, lasaña o pizza, y de la cocina española, donde se usa para guisar verduras, pescado o carne. No hace falta tener una abuela italiana o española para preparar una salsa de tomate magistral, con todo el sabor del Mediterráneo. Tampoco hay que rendirse porque los tomates no estén en temporada o el aceite de oliva sea caro. Esta receta usa poco aceite de oliva y tomate enlatado, se hace con ingredientes de la despensa y se puede congelar para que siempre tengamos salsa de tomate casera a mano.

Ingredientes

1 lata tomate (tomate al natural triturado, lata de 5 kg)
2 cda ajo (optativo, ajo picado envasado)
6 cda cebolla (optativo, cebolla picada congelada)
2 cda azúcar
4 cda aceite de oliva (como condimento)
250 ml vino (optativo, puede ser vino blanco pero vino tinto es mejor)
20 cda sal (o al gusto)
  condimentos (optativo, pimienta, albahaca, orégano, hierbas de montaña, guindilla o chile)

Instrucciones

  1. Calentamos el aceite en una cazuela de aceor inoxidable y freímos el ajo, la cebolla o ambos, a fuego medio hasta que el ajo empiece a tomar color y la cebolla se ablande, no se debería tardar más de 2-3 minutos desde que se pone el aceite a calentar.
  2. Echamos todo el tomate en la cazuela, con su jugo. Condimentamos con el azúcar y la sal. Añadimos el vino y el resto de los condimentos que se vayan a usar, mezclándolos bien.
  3. Tapamos parcialmente la cazuela y dejamos que la salsa hierva a fuego muy lento 3-4 horas como mínimo y hay quienes la dejan hervir 8 horas.
  4. Cuando esté lista, la dejamos enfriar, la pasamos a recipientes de vidrio y la refrigeramos o la congelamos.

salsa de tomate

Rendimiento
24 raciones
Tiempo de preparación 10
Tiempo de cocción 243
Tiempo total
4 horas, 13 minutos