Familia

Los niños a partir de los cuatro años pueden comer practicamente de todo. Es bueno tener una colección de recetas sencillas para usar a diario en las comidas familiares.

Croissants

Los croissants caseros, recién horneados, son una verdadera hazaña de repostería. Se trata de un proyecto ambicioso, pero el resultado final lo vale.