Pasar al contenido principal

Familia

Los niños a partir de los cuatro años pueden comer practicamente de todo. Es bueno tener una colección de recetas sencillas para usar a diario en las comidas familiares.

Cerezas en almíbar

Las cerezas en almíbar son un delicioso manjar que puede disfrutarse solo o como acompañamiento de postres y helados. Son perfectas para servir sobre helado de vainilla, yogur, o como relleno de tartaletas. Pueden ser un postre por si mismas si se sirven con crema inglesa o natillas. 

Verduras rehogadas

Se pueden cocinar así todo tipo de verduras y hortalizas, aunque el método suele usarse con verduras de hoja verde como las espinacas, acelgas, col rizada, repollo o coles de Bruselas.

Las verduras rehogadas acompañadas de puré de patata son un magnífico primer plato.

Kibbeh

Un plato tradicional de Oriente Medio a base de trigo bulgur, carne picada, piñones y especias, pero hay muchas variaciones. Se les puede dar forma de huso, de bola, de tortita gruesa o hamburguesa irregular. Se pueden freír, hornear o cocer en caldo.

Molde de arroz y verduras

El molde de arroz y verduras es un plato versátil y fácil de preparar que consiste en capas de arroz cocido y verduras hervidas, como zanahorias y guisantes, presentado en un molde de flan y servido templado con mayonesa en verano o caliente con salsa de tomate en invierno. Puede ser una guarnición o un primer plato, ideal para diferentes estaciones y ocasiones.

Sopapillas

Estas frituras ligeras y esponjosas, hechas con una masa simple y servidas con miel o azúcar, son un complemento perfecto para el café de la tarde o como postre.