Melisa

Una hierba aromática poco conocida, se usa principalmente en infusiones, o para aromatizar helados y caramelos, a menudo junto con la menta.

La melisa

(anethum graveolens, sin. peucedanum graveolens)
Umbelliferae

 

La melisa es una planta de la familia de la menta, aunque su fragancia no se parece en nada a la de esta hierba, sino que tiene un agradable aroma a limón.

 

Datos

Sus resultan tremendamente atractivas para a las abejas, y de ahí se sigue su nombre científico, melissa, y su nombre común, melisa - pista: "mel" significa miel en latín y el nombre melissa proviene de la palabra que designa a la abeja en el griego clásico.

Es una hierba bien conocida en aromaterapia y en la medicina alternativa por sus propiedades calmantes. Su extracto es uno de los aceites esenciales, y a menudo mezcladas con el de citronella. La melisa se considera digestiva en forma de infusión.

Cómo usar y conservar la melisa

La melisa no se suele encontrar normalmente en tiendas de alimentación, más bien hay que buscarla en herbolarios, o tiendas especializadas, ya sea fresca o seca. Se puede utilizar en la cocina como condimento en ensaladas, tortillas, en los rellenos que se utilizan con aves o carnes asadas, y en guisos de pescado o pollo, pero su uso más frecuente es como aromatizante para los postres de frutas desde una ensaladas de frutas a una tarta, dulces, helados, conservas, mermeladas, y jaleas.

Se conserva según se ha explicado en las normas generales para guardar hierbas aromáticas.

La melisa en la cocina

El sorbete de zanahoria con aroma de melisa es un ejemplo de como utilizar melisa en una receta de helado con sabor más bien dulce. Los tomates rellenos al estilo mediterráneo ilustran como usar la melisa para realzar un plato salado. No sería muy dificil hacer un te helado a la melisa, sóla o mezclada con poleo o menta. Un sorbete de melisa sería la forma de apreciar su delicado sabor. También puede prepararse un pesto de melisa.

La melisa, con susabor a miel y limón, resulta un complemento ideal para los postres. Unas peras al vino o unos profiteroles resultan deliciosos con un poco de melisa.

Equivalencias - si una receta necesita melisa y no la tenemos a mano, pdoemos sustituir 1 cucharada de melisa fresca, picada por:

  • 2 cucharaditas y media de menta fresca picada + media cucharadita verbena de limón fresca, picada
  • 2 cucharaditas de menta picada + 1 cucharadita de albahaca de limón picada
  • 1-2 cucharaditas de ralladura de limón, rallada muy finamente.

Al sustituir unas hierbas por otras, ciertamente se puede esperar que el sabor del plato terminado varíe, pero es bueno hacer experimentos ¿Quíen sabe? Puede que al experimentar descubramos un plato de sabor increíble que resulte tener un éxito resonante.

melisa