Comida navideña que los niños pueden preparar

Cuando están de vacaciones es una buena oportunidad para enseñarles a cocinar.

Las navidades son fiestas en las que todas las familias intentan reunirse. Quienes tienen talento para la cocina preparan comida tras comida para el deleite de todos y la casa se llena de olores maravillosos. Si tienes hijos, deja que se unan a la locura de la cocina navideña.

Es un mito eso de que los niños no quieren tener nada que ver con la cocina. De hecho, a los niños les encanta hacer lo mismo que ven hacer a sus padres y cocinar no es una excepción. De lo contrario ¿Cómo sería posible que tengamos tantos chefs extraordinarios en el mundo? Cuando los invitas a pasar a la cocina y les das algo que hacer, los niños suelen aprovechar la oportunidad de cocinar. Y los niños no son nada torpes cuando tienen herramientas de su tamaño.

No importa lo que se esté horneando o cocinando, la clave aquí es la limpieza. En preparación, cada niño debería tener su propio delantal. Los delantales protegerán su ropa y les permiten limpiarse las manos. Además, se debe tener a mano suficientes toallas de papel y jabón, ya que necesitarán lavarse las manos con frecuencia.

Hornear es lo más fácil para empezar. Y las cosas dulces siempre les llaman la atención, además de ser muy placentero comerlas. Y el placer se multiplica en el caso de los niños cuando son el resultado de su propio esfuerzo. Galletas, bizcochitos y dulces que se cortan en trozos son dulces con los cuales los niños pueden aprender sin meterse en problemas por ensuciar.

En el caso de los pequeños, hornear implica la mayor parte del trabajo que se debe realizar fuera del horno. Se puede configurar un área de trabajo en la mesa de la cocina o en el mostrador si los niños son lo suficientemente altos. Pueden trabajar y crear allí mientras prepara el horno se calienta para recibir la comida.

Los niños pueden empezar su carrera como reposteros muy temprano, espolvoreando las galletas con azúcar y chispitas, o decorándolas con líneas y puntos usando pasta para glasear. Un poco más adelante, serán capaces de cortar la masa de galletas extendida con cortapastas, para darles formas diferentes. No es muy diferente a jugar con plastilina, pero el resultado es más dulce. El siguiente paso será extender la masa con el rodillo. Cuando tengan cierta destreza, podrán preparar la masa de galletas y bizcochos ellos mismos. Y más adelante, cuando sean capaces de manejar el horno y el robot de cocina, podrán hacer galletas y dulces ellos solos.

Sea cual sea la receta, se debe empezar por reunir los ingredientes y utensilios. Los niños son curiosos y les encanta ver como se empieza. Cuando padres e hijos cocinan juntos, probablemente las primeras veces, se les debe explicar a los niños lo que se está a punto de hace a medida que se avanza paso a paso. Después de unas pocas sesiones de práctica, bastará con mostrarles cómo hacer cada paso y podrán tomar el control a partir de ahí.

Cualquier cosa que vaya al horno es un buen punto para que los niños se inicien en la cocina, no solamente galletas, bizcochos y dulces. También pueden hacer pan, empanadas, quichés, tortillas italianas e incluso asados sencillos para la comida.

Necesitarán ayuda para meter el asado en el horno, pero pueden verter el glaseado de azúcar moreno sobre el jamón, sazonar la parte exterior del pavo, espolvorear almendras fileteadas sobre las judías verdes y muchas otras tareas sencillas.

Las vacaciones navideñas son un momento relajante y jovial. Son una buena oportunidad para que los niños empiecen a cocinar, especialmente en los lugares que hace frío y no pueden jugar afuera.  Es un buen momento para enseñarles los conceptos básicos de higiene, preparación y creación de comida de forma que lo disfruten y quieran cocinar todo el tiempo. A la larga, les ayuda a convertirse en personas independientes y capaces de cuidarse a sí mismos.

galletas adornadas